Ejercicio del periodismo durante la pandemia

Se ha dificultado el acceso a las autoridades, porque claramente en el contacto telefónico a distancia es fácil decir que se está ocupado para, simplemente, ganar tiempo o evadir preguntas incómodas.

publicado por

Avatar
12 de abril de 2020
139

La labor profesional de informar a los ciudadanos está protegida por la Constitución y leyes sectoriales en Chile, como es la ley de libertad de prensa y ejercicio del periodismo. Allí se consagra y regula el derecho a informar, estableciendo requisitos para ejercer esta labor y las consecuentes responsabilidades legales.

Pero no solo esto es necesario, porque también es relevante de qué forma los ciudadanos valoran y perciben a los medios de comunicación. A partir de octubre del año pasado, hubo una oleada de críticas y cuestionamientos a la prensa, muchas de ellas, de personas que quieren que solo se informe un perfil de los hechos.

No es lo único, porque –además- también quieren que se entregue una versión o interpretación de la realidad. Y todo lo que sea contrario a esa versión es falso o un montaje. Ellos no entienden que el ejercicio profesional del periodismo consiste en recoger e informar las distintas visiones de la realidad.

En ese contexto, los medios comenzaron a informar lo que pasaba con la pandemia y los crecientes contagios de Covid-19. Y no faltaron los que criticaron a la prensa por alarmista, otros que todo era mentira para evitar las manifestaciones y, algunos, que simplemente los periodistas son “serviles al Estado (sic)”.

El paso de los días ha demostrado justamente lo contrario, porque la prensa sigue realizando su labor, incluso arriesgando sus vidas y de sus familias, saliendo a la calle a reportear, aunque siempre bajo las medidas de seguridad necesarias. Para estos profesionales -en todo el mundo- no existe eso del “teletrabajo”.

En esa perspectiva, los periodistas se han encontrado con nuevas dificultades. La principal es que se ha dificultado el acceso a las autoridades, porque claramente en el contacto telefónico a distancia es fácil decir que se está ocupado para, simplemente, ganar tiempo o evadir preguntas incómodas.

También es atentatorio contra el ejercicio pleno del derecho a informar que los periodistas se vean obligados a simplemente enviar preguntas por grupos de Whatsapp que las autoridades responden en transmisiones por Facebook, sabiendo antes lo que les va a consultar y, además, sin que se pueda contra preguntar.
Ocurre que, en ese contexto, es tentador para la autoridad limitar la entrega de información. Y los perjudicados, en consecuencia, son los propios ciudadanos. Es deber de la autoridad, en consecuencia, otorgar más facilidades porque ellos se deben al público. Lo contrario es limitar el ejercicio de un derecho.

A nivel internacional, esta semana la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) rechazó todo «atropello» contra los periodistas durante «esta época excepcional» de pandemia y recordó a los Gobiernos del continente americano que la prensa tiene un «papel esencial» en informar al público y debe hacerlos sin restricciones.

En su informe semestral sobre la situación de la libertad de prensa, la SIP destacó que la cobertura del Covid-19 ha estado marcada en el continente «por una tensa relación entre los medios y el poder político, sin distinción de ideologías». Invitamos a todas nuestras autoridades a observar a cabalidad estas recomendaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here