Derechos Humanos y nueva Constitución

publicado por

Avatar
11 de diciembre de 2019
275

El 10 de diciembre se celebra el Día Internacional de los Derechos Humanos. La Asamblea General de Naciones Unidas definió el 10 de diciembre porque ese día, en 1948, se firmó la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que aspira a que la dignidad de todas y cada una de las personas humanas, sin importar su sexo, raza, religión o pensamiento político, origen o procedencia social, sea un principio fundamental que guíe el actuar de los pueblos del mundo.

En Chile la memoria de nuestro pasado reciente y de las violaciones a los Derechos Humanos vividas nos solicita desde el pasado que la mantengamos viva en los asesinados y desaparecidos que pueblan nuestros recuerdos con su presencia. La degradación profunda del ser humano no tolera el olvido. Pero los Derechos Humanos, los derechos esenciales de la persona humana como la vida, la libertad y la igualdad, no solo son memoria que nos exige desde el pasado, sino también presente que convoca y futuro que llama. Respetándolos y garantizándolos hoy se proyectarán de manera progresiva mañana.

Hemos sido testigos de violaciones a los Derechos Humanos que nos retrotraen a episodios de nuestra historia que pensábamos parte del pasado. Jóvenes y mujeres han sido víctimas de una violencia represiva y un uso desproporcionado de la fuerza por parte de agentes del Estado inaceptables en una democracia. Se ha afirmado, incluso, que mantener el orden público justifica estos atropellos. ¿En qué contexto debemos entender que se pueden violar los Derechos Humanos? El respeto de la vida y la libertad de las personas no es cuestión de contexto. Asumir su defensa, siempre y en todo lugar, requiere de verdad, justicia y reparación, y debe ser principio fundamental en la elaboración de una Nueva Constitución.

Una Nueva Constitución no sólo responde al anhelo del pueblo chileno de recuperar la soberanía arrebatada por una Constitución ilegítima dictada a sangre y fuego durante la dictadura cívico y militar de Pinochet, que le permita decidir libremente su destino poniendo fin a desigualdades y garantizando mayor democracia, sino también a la necesidad de un nuevo texto constitucional que asegure los Derechos Humanos, dando cumplimiento a obligaciones internacionales contraídas por el Estado de Chile en diversos tratados de Derechos Humanos que son límite a la soberanía del Estado. La elaboración de una Nueva Constitución es una oportunidad para hacer mayor conciencia sobre el respeto de la dignidad de la persona humana y ponernos al día en materia internacional asegurando, entre otros, derechos económicos, sociales y culturales como pensiones, salud y educación y derechos de los pueblos como vivir en un medio ambiente sano y el derecho humano al agua.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos ha evolucionado desde hace 70 años a una verdadera norma jurídica internacional superior y es fuente del Pacto internacional de Derechos civiles y políticos y del Pacto internacional de Derechos económicos, sociales y culturales. Estos tratados, vigentes en Chile, incluyendo a la Convención Interamericana de Derechos Humanos, establecen un mínimo normativo obligatorio de considerar en derechos y garantías de una Nueva Constitución para Chile.

Lorenzo Martínez H.
Presidente Regional Maule
Partido Socialista de Chile

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here