Delia María Jara Riquelme

publicado por

Avatar
20 de noviembre de 2019
229
fundadora de la primera agrupación de rodeo femenino en la región


¿De dónde fue surgiendo su orientación por el rodeo?

“En mi familia, mi papá desde siempre ha estado inserto en el rodeo, desde pequeña salía sola con él a todos los rodeos que él corría, soy su fan n°1. Fueron muchos los años hasta que logró darse la oportunidad de poder correr con mi papá, luego en algunos rodeos, compartí con otras mujeres, pero no había sido muy regular porque estudiaba y este es un deporte caro, ahora con el tiempo, ya trabajando, las cosas se han ido arreglando”.

¿El hecho de ser mujer la ha limitado?

“Nunca. Jamás sentí un obstáculo por ser mujer, pero sí el hecho de no poder trabajar para costearme y apalear un poco los gastos porque para mí papá era muy caro tener que ponerse con todo. Es un honor poder ser pionera en el rodeo. De hecho, fui la primera mujer en correr en la asociación Talca, cuando corría con otras mujeres en un principio nos invitaban a correr gratis, solo por el hecho de atraer más público y así también incentivarnos”.

¿Cuáles han sido los logros que le ha dejado su disciplina, en lo personal y profesional?

“Personalmente haber sido fundadora de la primera agrupación de rodeo femenino en esta zona es un triunfo tremendo, es darles el espacio que yo no tuve a muchas niñas.
Un triunfo que guardo con mucho cariño, fue cuando me invitaron a hacer collera con una mujer para mí en ese entonces desconocida, al último rodeo de la medialuna antigua de Pelarco, y nos ganamos el primer lugar, donde corrí el mismo caballo en el que aprendí a correr y que hoy en día ya tiene 30 años, mi Soñador”.

¿Cómo hace para equilibrar su disciplina con tiempo en familia?

“Esta disciplina requiere de mucha práctica, pero en lo personal esas siempre son apoyadas por mi familia, ellos son quienes me acompañan para donde se me ocurre ir a correr, mi papá es quien me guía y mi mamá quien de lejitos siempre está pendiente aun cuando no entienda mucho y hasta le cueste ver diferencias entre los caballos. Ellos son mi principal puntal”.

¿Cómo no temerle a romper paradigmas y estereotipos?

“Una sabe de lo que es capaz, tiene clarito hasta dónde dan las cinchas… como se dice en el campo. La mayoría de las mujeres son invitadas a ser reinas de rodeo, en lo personal nunca quise participar porque siempre me sentí más atraída con estar dentro de la medialuna compitiendo de igual a igual, demostrando que como mujer también sabía montar y dominar a un caballo como ellos, no soy muy buena, pero esto es algo que me apasiona, que me maravilla y me hace sentir una sensación inigualable. Las mujeres deben atreverse a cumplir sus sueños, ¡se puede hacer lo que uno quiera!, no hay que tener miedo a lo que nosotras sabemos hacer, somos mujeres y podemos con todo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here