Declara testigo presencial de la agresión sufrida por Aylin Fuentes

La “mejor amiga” de la víctima, como ella misma se definió en el juicio, no sitúa al imputado como presunto autor material e inductor del homicidio en el sitio del suceso. Con su testimonio, terminará la presentación de pruebas por parte de la fiscalía y se dará paso a los testigos de las defensas

publicado por

Avatar
21 de diciembre de 2019
1659
La testigo declaró detrás de un biombo como medida de resguardo de su identidad.

“Tengo miedo y no tengo nada más qué decir. Tengo miedo de que le hagan algo a mi familia”, dijo clara y fuerte la voz femenina detrás del biombo que protegía la identidad de la última testigo de la fiscalía: la mujer que -según sus propias declaraciones- estuvo en el mismo lugar donde –según la investigación de la fiscalía y la PDI- dieron muerte a Aylin Fuentes, por lo cual, observó cómo la agredieron, pero logró escapar antes de que ella se falleciera y lanzaran su cuerpo al río Claro.

Eran las 09.30 horas cuando comenzó la declaración de la testigo en la jornada número 16 del juicio por el crimen de la joven talquina de 18 años, cuyo cadáver fue rescatado del río en estado de putrefacción, amarrada de manos y semi desnuda.

“Éramos las mejores amigas. Nos contábamos todo”, respondió la testigo cuando el fiscal, Francisco Soto, le preguntó los lazos que la unía a Aylin Fuentes.
En menos de una hora, el juez presidente de la sala interrumpió las palabras de la testigo, porque en el otro lado, en las bancas de los imputados, se escuchaban groserías contra la joven. Dos de los cuatro menores de edad imputados levantaron la voz más que el resto e inmediatamente después, fueron sacados de la sala por orden del magistrado, Luis Sumonte.

“La vas a pagar”, gritó uno y “¡Di la verdad!”, soltó otro mientras caminaban hacia la salida del salón custodiados por funcionarios de gendarmería. Ni los gritos ni los improperios pararon afuera. Mientras tanto, adentro el juez pedía una copia de los audios para instruir la apertura de una investigación por el delito de amenazas.

Más tarde y también por generar desorden, el juez ordenó la salida del imputado adulto, Segundo Rosales, sindicado como supuesto autor material y que, además, era pareja de la testigo.

RATIFICACIONES Y NEGACIONES
En su relato, la testigo ratificó que se reunió con Aylin el 25 de diciembre y que juntas partieron desde el barrio norte a la población San Miguel del Piduco, en el sector oriente de Talca, “con la intención de fumar pasta”. Estando en dicha población, un sujeto del sector les vendió cuatro mil pesos en droga y la consumieron.

Por la noche, llegaron cinco de los hoy imputados y, junto con ellos, se trasladaron a los quinchos del río Claro. La madrugada del día 26, después de un rato de beber alcohol y consumir drogas, volvieron a la población San Miguel y compraron más pasta base.

Prosiguió explicando que, luego, estacionaron el auto y bajaron caminando a la ribera del río, donde empezaron a consumir la droga, pero de repente, dijo, sus acompañantes comenzaron a agredir a Aylin.

Uno la golpeó con un arma de fuego en la cabeza, otros intentaban amarrarla de pies y manos, mientras la mujer le quitó los pantalones. En el intertanto, entre una agresión y otra, ella salió corriendo porque claramente temía por su vida. Cuando lo hizo, uno de los adolescentes le disparó dos veces, pero ninguna bala la alcanzó.

“Porque le debía plata ll Fabián. El Fabián es el que vende droga en la San Miguel”, respondió, al ser consultada por el fiscal si conocía las razones por las cuales agredieron a su amiga. La joven Aylin, dijo la testigo, le había contado que este hombre le había dado una bolsa de droga para vender, pero que ella la consumió, sin pagarle.

Según lo planteado en las audiencias anteriores, Aylin y su amiga supuestamente debían 60 mil pesos en droga, la mitad cada una. Pero en el juicio, no obstante, la testigo aseguró que la deuda solo la tenía su amiga.

NO IDENTIFICA A IMPUTADOS
Antes de terminar con su interrogatorio, el fiscal Soto pidió a la declarante que identificara a los imputados a través de las ranuras del biombo. Para ese momento, estaban sentados en las bancas los dos imputados por aparente encubrimiento, dos menores de edad acusados como supuestos coautores materiales, Segundo Rosales por el mismo cargo y Fabián Jofré, supuesto autor material e inductor de homicidio calificado.

De todos, la testigo solo identificó a Rosales, quien había sido su pareja. Más adelante, cuando la testigo fue interrogada por el abogado querellante, Mauricio González, precisó que conocía previamente a los menores, porque uno estuvo detenido con ella en el mismo recinto penal y a otros porque vivían en una población.

De los adultos, dijo que Rosales fue su pareja y que respecto de Jofré desconocía apellido o apodo, pero mencionó que era moreno y que le faltaba un ojo.

DATO NUEVO
En el lugar donde aparentemente fue consumado el crimen de Aylin, durante su relato en el juicio, la testigo no sitúa a Fabián Jofré, a quien Rosales -en su declaración ante la PDI- señala como el responsable de haber tomado por el cuello a la víctima hasta que se desvaneció asfixiada.

En cambio, la declarante afirmó que “el Chundo (Segundo Rosales) la tomó por el cuello (a Aylin) y la intentaba asfixiar”. Agregó también que Rosales la había amenazado de muerte para que guardara silencio y diera una versión falsa, antes de que ella acudiera a declarar por primera vez ante la PDI.
El abogado querellante, con posterioridad, descartó que la introducción de este dato significara una contradicción. Puso de relieve, a su vez, que la testigo entregaba su testimonio en el tribunal después de haber recibido -al menos- dos amenazas de muerte.

“No hay contradicción, porque ella nunca mencionaba a Fabián. Nosotros tenemos la convicción de que no lo hacía por temor y, de hecho, lo dijo cuando se le consultó cuál era su miedo. Refirió miedo a los acusados, en general, pero se preguntó específicamente respecto a quién y ella mencionó a Fabián (…). Creo que ella, por temor a Fabián, es que no lo ha involucrado directamente en el homicidio”, indicó González.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here