“Debe activarse una agenda pro crecimiento tan vigorosa como la social”

Ante los impactos en la economía a partir del estallido social, el representante de los empresarios industriales propone trabajar en una planificación que fomente la economía, para que los instrumentos de carácter social sean sustentables a largo plazo

El presidente de Sofofa, Bernardo Larraín, comentó los alcances del fallo de la Corte Suprema en el Caso Papel Tissue.

De acuerdo con el último reporte de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el cálculo de crecimiento de la economía chilena es de apenas 1,0% para 2020.

La estimación es inferior a aquella entregada por el Ministerio de Hacienda, entidad que anunció recientemente un recorte en las estimaciones de crecimiento de hasta 2,3%, después de haber tenido una estimación en septiembre de 3,3%.

En tanto, la proyección del Banco Central no es más favorecedora, puesto que el rango de septiembre era entre 2,75 y 3,75%, pero en diciembre, la estimación de crecimiento indicaba entre 0,5 y 1,5%.

La crisis social es, en todos los análisis, el factor responsable de revertir el panorama que se tenía de la dinámica de la economía en el país antes de octubre, cuando comenzaron las protestas.

“TENEMOS QUE SER RESPONSABLES”

Ante las proyecciones reformuladas a partir del impacto que tuvo el estallido social, contexto que todavía se mantiene activo en el país, el análisis del presidente de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), Bernardo Larraín, apunta a la necesidad de establecer mecanismos complementarios, más allá de las intervenciones en el área social.

Larraín, quien estuvo de visita en el Maule por el lanzamiento del Centro de Biotecnología Traslacional (CBT) de Sofofa Hub, reconoció que la economía “está muy dañada”, por lo cual, considera fundamental estructurar planes en pro del crecimiento económico, para que los mecanismos sociales anunciados por el Gobierno sean sostenibles a largo plazo.

“No dejemos bajo la alfombra el desafío del crecimiento, porque es el que va a permitir hacer sustentable la agenda social. De otra forma, activaremos una agenda social y, si no hay crecimiento, no podrá financiarse. Finalmente, será una fuente de una nueva frustración. Tenemos que ser responsables y, de la mano de la agenda social, activar una agenda pro crecimiento tan vigorosa como la social”, sugirió.

FALLO POR CASO DE COLUSIÓN

Otro tema candente es el fallo de la Corte Suprema en el cual dictaminó una multa superior a los 15 millones de dólares a las empresas papeleras CMPC Tissue y SCA Chile (exPisa) por colusión.

Todo ello, tras acordar asignarse cuotas de participación de mercado y haber establecido precios de venta de los productos por más de una década. En esta materia, Larraín ratificó que es “el principal daño que le puede hacer una empresa al mercado”.

“La principal responsabilidad de la empresa -dijo- es procurar que los mercados sean competitivos en beneficio de los clientes, así que nosotros siempre hemos condenado estos hechos”.

Para evitar que hechos de este tipo -calificado por la Fiscalía Nacional Económica (FNE) como uno de los mayores casos de colusión detectados en el país- se hagan recurrentes, Larraín indicó que es necesario “estar siempre vigilantes.

“Porque cuando las empresas se transforman en entidades complejas que tienen 20 ó 30 mil personas que están compitiendo intensamente en distintos mercados del mundo, siempre existe el riesgo de un atajo”, precisó.

“El desafío de las empresas -agregó- es estar siempre muy vigilantes, subiendo estándares sistemáticamente. Las buenas prácticas empresariales no pueden ser letras de un documento, sino prácticas vivas en las organizaciones”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here