Curicó inició año escolar con aumento de “tacos” y congestión en distintos sectores

El retorno a clases provocó más de una complicación para los conductores, debido a las mejoras viales que se realizan en las avenidas curicanas.

Son varios los puntos de avenida Freire en que se desarrollan trabajos.

El inicio de esta semana, junto con el comienzo oficial de clases en los distintos establecimientos educacionales de Curicó, dejaron al descubierto la serie de conflictos viales en distintos puntos de la ciudad. Éstos se agravan con el desarrollo del megaproyecto Alessandri- Freire, y que se estima se agudizará a causa del próximo cierre del paso nivel Freire, la principal vía de ingreso y respiración del centro de la ciudad.

El “súper lunes” terminó transformándose en un “súper lunes-martes”, lo que tradujo en taco y congestión la avenida España-sector Zapallar, en Bombero Garrido- Camilo Henríquez, alameda- San Martin, y en los ingresos a Curicó, además del Rauquén. Este último, donde los vecinos en horarios peak, quedaron “botados”, a causa de las “vueltas cortas” de la locomoción colectiva.

Uno de los puntos álgidos se vivió en la alameda, frente a la calle Buen Pastor, donde se había instalado una señalética amenazando multas para conductores de vehículos particulares que viraran en esa arteria.

Ante el colapso de la vía que se prolongó hasta la Ruta 5 Sur, y la molestia de los automovilistas, el seremi de Transportes, Carlos Palacios, reconoció “que aplicar esta medida allí, no fue la mejor idea”, y por ello se retiró el letrero desde ese lugar.

KILOMÉTRICO TACO
Otro de puntos lo constituyó el camino Los Niches con “kilométrico taco” debido una señalética, la que por instrucciones del intendente Pablo Milad, y una vez que sea autorizada por la Seremi de Obras Públicas, será reemplazada por una señal “Ceda el paso”. Sostuvo Palacios que ante las situaciones detectadas en esta semana, “se hace necesaria, también una intervención en la calle Marcelo Oxilia”, cercanías del aeródromo local.

Por su parte, el alcalde Javier Muñoz, dijo que a todo lo anterior se suman los conflictos a lo largo de la avenida Freire -en donde se desarrollan trabajos del megaproyecto por 17 mil millones- y en donde la situación se agravará a finales de mes cuando sea cerrado el paso bajo nivel que comunica hacia la parte poniente de la ciudad de Curicó. “Allí tendremos grandes problemas, y de lo cual el Serviu no se ha referido, ni anunciado nada a los vecinos”, dijo.

En cuanto al resto de trabajos, en otros tramos de avenida Freire, el jefe comunal indicó “que la empresa y Serviu debieran ir habilitando algunas intersecciones en que se desarrollaron trabajos como en Manso de Velasco, Yungay, y otros puntos, lo que ayudaría a mitigar los problemas que hoy tenemos en la ciudad”, acotó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here