Cristóbal Aranda y las bochas en su vida: “He crecido como persona y deportista”

El joven, que nació en Puerto Montt y es talquino por adopción, contó su experiencia en este deporte paralímpico, que lo tiene en el puesto número 71 del mundo y 15 de América.

Cristóbal sueña con meterse entre los diez mejores del mundo.

Cada obstáculo en la vida es una oportunidad. Y de ello puede dar cuenta Cristóbal Aranda Faúndez, quien padece distrofia muscular de duchenne, una enfermedad neuromuscular caracterizada por atrofia y debilidad de los músculos que actúa de forma progresiva. Sin embargo, lejos de lamentarse, ha logrado darle una vuelta al destino y se dedicó de lleno a las bochas, un deporte para personas con discapacidad funcional y aceptado como paralímpico desde 1984.

A sus nóveles 18 años, el joven, que nació en Puerto Montt y se crió desde que tenía un año y siete meses en Talca, ya está 71 del mundo y 15 de América, según el ranking de la Federación Internacional de esta disciplina (Bisfed).

“La bocha significa mucho para mí, ya que he crecido como persona y deportista y he tenido la oportunidad de conocer gente de diferentes países con los mismos problema médicos y de igual condición”, destacó Cristóbal.

AYUDA
Desde hace cinco años que se dedica a esta actividad. Todo comenzó cuando el coordinador de la Unidad de Ejercicio y Deporte Adaptado de Teletón Talca, Cristián Cheriff, lo invitó a practicar esta disciplina y, tras ello, participó en un Nacional realizado en la región Metropolitana. “No me fue mal, al contrario el Comité Paralímpico de Chile, representado por el director técnico de la selección nacional, Francisco Olmos González, vio que poseía bastante habilidad para jugar y me invitó a participar de los entrenamientos en Santiago, a lo cual accedí de inmediato”, recordó Cristóbal.

Hoy en día, ya suma tres años como parte del representativo chileno de bocha, jugando de forma profesional y compitiendo en alto rendimiento, aunque siempre complica el tema económico. “Ojalá podamos tener en algún momento alguna ayuda, ya sea de algún privado o del Gobierno Regional”, expresó su padre, Waldo Aranda.

En ese sentido, Cristóbal comentó: “Mi proceso de entrenamiento no ha sido fácil, ya que debo trasladarme a Santiago, porque aquí en Talca no hay gimnasio donde poder entrenar y no tengo quién compita conmigo. Pero en Teletón Talca entreno una vez a la semana con chicos que están recién incorporándose a este deporte y, más que entrenar, les debo enseñar el sistema de juego”.

EXTRANJERO
De todas formas, ha tenido la posibilidad de competir en tres ocasiones en el extranjero, dos veces en Brasil y una en Argentina, lo que le permitió medirse con exponentes de primer nivel y que se encontraban mejor clasificados que él, lo que también le dio una oportunidad para incrementar su puntaje internacional, que hoy en día lo tiene en el lugar 71 del planeta.
“Estar en ese ranking significa mucho, ya que ahí está mi trabajo, mi esfuerzo y mis ganas de seguir demostrando a mi cuerpo técnico de la selección nacional de bocha que estoy preparado para enfrentar a cualquier bochista del mundo”, valoró.

TÍTULO
Cristóbal acaba de terminar segundo en el Nacional efectuado entre el 17 y el 19 de enero en el Polideportivo del Estadio Nacional, en Santiago, donde ganó todos los partidos salvo la final, por lo que no pudo revalidar el primer puesto conseguido en abril de 2019.
“No es malo. Podría haber sido mejor, pero es así y lo tomo con tranquilidad. Esta era la posibilidad de ser bicampeón, pero el deporte dice otra cosa. No me siento frustrado, porque debo seguir entrenando mucho más para conseguir nuevamente el título, y es gratificante, ya que de igual forma represento a la región del Maule”, sostuvo el talquino por adopción, quien buscará su revancha en el certamen a nivel país programado para marzo próximo.

PROYECCIONES
Al ser consultado sobre sus proyecciones, Cristóbal respondió: “Esforzarme al máximo para conseguir alguna medalla fuera de mi país, ya que mi próximo desafío es el Open de Ecuador, que se realizará en la ciudad de Quito (a mediados de 2020). Ahí veremos cómo nos va, lo más importante es dejar bien puesto el nombre de Chile”.
Es que sus metas son altas. De hecho, su sueño es ser top ten mundial. “Así no tendría que estar compitiendo por un cupo para salir fuera de Chile, al contrario, me llegarían invitaciones por intermedio del Comité Paralímpico con nombre y apellido”, explicó.

FAMILIA
Para Cristóbal, su familia ha sido fundamental, ya que no solo lo trasladan a Santiago para sus entrenamientos y lo apoyan en sus partidos, sino que su papá, Walter Aranda, es su coach en Talca, mientras que su mamá, Paola Faúndez, cumple la función de rampista durante las competencias, direccionando su rampa hacia el juego que él disponga y colocando las bolas de bocha para que él las lance.

“Es un orgullo poder competir con mi hijo, ya que he tenido la oportunidad de salir del país. Nunca hubiese pensado que gracias al deporte de Cristóbal hubiese tenido esta oportunidad de viajar y conocer y amar este deporte que es muy bello”, comentó la madre del joven.

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Diario el Centro se reserva el derecho de editar, eliminar y/o modificar comentarios, que esten en contra de las políticas de nuestra empresa