Confirmado: Otro maulino dirá presente en la cita de los cinco anillos

El paratenimesista de Yerbas Buenas venía teniendo un buen cometido hasta antes de la pandemia, situación que le permitió clasificar a Tokio. Por estos días, está viendo la opción de regresar a los entrenamientos, por lo cual se encuentra en la búsqueda de un espacio que cumpla con las medidas y así no perder todo lo avanzando.

publicado por

Avatar
21 de junio de 2020
117
Los buenos resultados conseguidos en este 2020 lo llevaron a clasificar a la cita de los cinco anillos.

Una noticia que vino a cumplir un sueño de vida fue la que recibió la reciente semana el tenimesista en silla de ruedas Luis Rodrigo Flores Bustamante (32). Tras un año 2019 con importantes logros y un 2020 que comenzó con primeros lugares en el “Chile Paraopen” y también en el abierto de Polonia, el deportista oriundo de Yerbas Buenas fue notificado que había conseguido la clasificación a los Juegos Paralímpicos de Tokio, que fue aplazado para el 2021 debido al Coronavirus.

“Sinceramente, nunca lo imaginé. Cuando empecé en el deporte lo veía más recreativo y, entrenando cada vez más, se me fueron dando las condiciones y en el cuerpo técnico fueron confiando en mí, ahora veo hacia atrás y me alegro mucho. En su momento, lo veía muy lejano cuando lo transmitían por la televisión y ahora entiendo que los sueños sí se cumplen, por lo que lo disfrutaré al máximo”, aseguró el maulino.

CAMINO
Pero el camino para llegar hasta este importante logro no ha sido fácil, ya que Flores ha debido sacar lo mejor de sí para seguir creciendo en la disciplina. Con esfuerzo, perseverancia y sacrificio ha ido cumpliendo sus anhelos.

Desde 2015 debió dejar la comodidad de su casa en Yerbas Buenas para insertarse en los entrenamientos en el Centro de Entrenamiento Olímpico (CEO), en Santiago.
Es más, el año pasado su objetivo era conseguir esta clasificación en el Parapanamericano de Lima 2019, no obstante, su segundo lugar no le permitió el paso directo a la cita de los cinco anillos, pero aquello le dio más fuerzas para seguir.

“Al principio fue un poco difícil, porque perdí la clasificación en la final, pero estaba seguro que se venía algo bueno y si me lo proponía podíamos conseguir la meta. Después de Lima, entrenamos mucho más fuerte y se dio lo que esperábamos, que era la clasificación”, comentó.

Consultado por el momento en el que le comunicaron la noticia, Flores, reconoció: “Cuando me dijeron que estaba listo, estaba muy feliz, con ansias de que fuera oficial y ahora a disfrutarlo y a trabajar más fuerte”.

HISTORIA
La historia de Flores en el deporte adaptado se remonta al año 2006, cuando en un accidente deportivo, sufrió una lesión medular, lo que le afectó a las funciones de sus piernas.
Fue en un compromiso de fútbol, defendiendo al club Unión Las Cruces de Yerbas Buenas, que tras una disputa de balón en el aire, este deportista cayó mal, lo cual le generó la lamentable lesión.

Si bien fueron momentos muy difíciles para él y su familia, la incondicionalidad de sus cercanos fue vital para nunca echarse a morir. “Obviamente que perder parte de tu movilidad es algo fuerte, pero gracias al apoyo constante de mi familia, quienes estuvieron siempre para mí, no me hicieron sentir una discapacidad, sino que todo lo contrario. Sabía que era un nuevo comienzo, pero que eso no me podía limitar a seguir haciendo mi vida como el resto de las personas”.

Fue en ese momento, en que ingresó, como usuario, en Teletón Talca y comenzó a probar diferentes deportes adaptados. “Primero lo hice con tenis y después comencé con tenis de mes. Me acuerdo que un día con el profesor, Cristián Cherif fuimos como 15 usuarios a Santiago a probarnos y ahí los entrenadores del Comité Paralímpico dijeron que tenía condiciones y continué”.

Esta narración de superación, hoy tiene a este deportista en la élite del tenis de mesa en silla de ruedas.

TRABAJOS
Entendiendo la actual situación de pandemia, este exponente no pudo seguir con sus entrenamientos en Santiago y tampoco disputar los Circuitos Mundiales en los que estaba inscrito, debido a que todo está paralizado. De hecho, antes de que se agudizara el Covid-19 en el mundo, se encontraba en España, a la espera de competir para seguir escalando en el ránking mundial.

Por esta razón, Flores se encuentra en Yerbas Buenas buscando mantener la condición física. “Ahora estoy entrenando en la casa, haciendo rutinas de ejercicios que nos envían los entrenadores que tenemos. Estoy leyendo también guías e información sobre el tenis de mesa, tratando de salir lo menos posible para evitar contagiarse y tratando de mantenerme bien físicamente, porque después en la vuelta hay que volver con todo para el desafío que se viene”.

De todas maneras, donde no le ha podido dar énfasis en sus prácticas ha sido en el trabajo técnico, pues en su hogar no tiene el espacio para poder instalar una mesa, lo cual hasta el minuto le está haciendo perder el training, pensando en la importante cita que tiene para el año 2021.

“Óscar Lara, quien es entrenador de tenis de mesa en Talca me está ayudando a ver donde entrenar y así no perder tanto en esta pandemia. Él (Óscar) dijo que se conseguiría una mesa, por lo que necesitamos el espacio, ya que las ganas nuestras están”, agregó Flores.

La idea es volver a estar en movimiento, porque este deportista fue muy claro: “Yo a ninguna competición voy a participar, voy a competir y cuando supe de la noticia de la clasificación, me puse el objetivo de optar por uno de los mejores lugares, llegar a lo más alto posible y trataré, si es posible, estar en unos cuartos o semifinal y enfrentarme a los mejores”.

Por ahora, Luis Rodrigo Flores seguirá entrenando la parte física, a la espera de quién pueda apoyarlo con un espacio y así reanudar, en la medida de lo posible, estos entrenamientos, pensando en la fiesta olímpica, a la que actualmente, junto a la canoíta convencional, Karen Roco, tiene el privilegio de estar ratificado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here