Confianza empresarial en el Maule se mantiene “muy pesimista” por tercer mes consecutivo

Indicador da cuenta de una profundización del pesimismo en un sector clave como es comercio, más todavía, con miras a la posible reactivación una vez controlada la pandemia.

La incertidumbre por cómo se comportarán los mercados de destino de la agroindustria le añaden pesimismo al sector agrícola.

El Índice de Confianza Empresarial (ICE) se mantuvo como “muy pesimista” por tercer mes consecutivo. El indicador es elaborado por la Facultad de Administración y Negocios de la Universidad Autónoma de Chile, con metodología del Universidad del Desarrollo y respaldo en la región de la Asociación de Industriales del Centro (ASICENT).

El detalle indica que en un sector la confianza empresarial retrocedió, en dos avanzó y en dos se mantuvo. El sector del comercio profundizó su pesimismo, desde “muy pesimista” hasta “extremadamente pesimista”.

Por su parte, en los sectores financiero y agrícola se atenuó el pesimismo, pasando en ambos desde “muy pesimista” hasta “pesimista”. Finalmente, en los sectores industria y construcción, se mantuvo el nivel “muy pesimista” registrado en mayo.

En cuanto a las percepciones, en cinco de las seis principales que mide el ICE, el indicador se ubicó en terreno pesimista, todas ellas, sin mostrar variación por el nivel de confianza respecto del mes anterior.

De esta manera, las percepciones relativas a la demanda nacional, precio de los insumos y número de trabajadores, mantuvieron el nivel “extremadamente pesimista” de mayo.

A su vez, los aspectos relativos a la situación del negocio y de la economía, se ubicaron en nivel “muy pesimista”. Solo las perspectivas sobre la posición de inventarios avanzaron cinco niveles, desde “extremadamente pesimista” hasta “neutral”.

SECTORES PRODUCTIVOS
El estudio explica que, en junio, el incremento del pesimismo en el sector comercio se generó –principalmente- por una posición menos optimista sobre la evolución de las ventas en los últimos tres meses y, además, la contratación de trabajadores en los siguientes tres meses.

En el sector agrícola, el avance del ICE -desde “muy pesimista” hasta “pesimista”- se originó producto de una posición menos pesimista respecto de la evolución de las ventas en los siguientes tres meses. Y el avance en el sector financiero, desde “muy pesimista” hasta “pesimista”, obedeció principalmente al menor pesimismo respecto de la situación del negocio en los próximos tres meses.

En las principales percepciones, el incremento de confianza en posición de inventarios desde “extremadamente pesimista” hasta “neutral”, se registró –principalmente- en el sector industria y, en menor medida, en el comercio.

Por su parte, si bien la percepción relativa al número de trabajadores se mantuvo en nivel “extremadamente pesimista”, el indicador avanzó 20 puntos, debido –principalmente- a la atenuación del pesimismo en los sectores industria y construcción.

FALTA DE LIQUIDEZ
Ante dicho diagnóstico, Fernando Medina, presidente de la Cámara de Comercio de Talca, señaló que la percepción pesimista por parte de los empresarios de este sector, se debe al bajo nivel de dinero circulante, ante el impacto socioeconómico provocado por la crisis sanitaria aparejada al Covid-19.

Ratificó que mientras persistan las restricciones de circulación producto de esta pandemia, los índices de confianza por parte del sector mantendrán su pesimismo. Subrayó que, a la falta de liquidez, se suma la estación invernal que representa para el comercio una contracción en el número de clientes y transacciones.

Por todo ello, el directivo estimó que para el segundo semestre del año podría reactivarse este sector, con la llegada de temperaturas más cálidas y un mejor escenario epidemiológico a nivel regional, aparejado con fechas muy importantes como la Navidad.

PEQUEÑA AGRICULTURA
En tanto, Fernando Medina, presidente de Agrícola Central, indicó que el pesimismo manifiesto en el sondeo solo refleja la percepción de los principales exponentes de la agroindustria, centrado en la capacidad de retorno de este rubro.

Indicó que la incertidumbre se debe al desconocimiento respecto a cómo reaccionarán los mercados de destino para sus productos ante esta pandemia, unido al comportamiento de sus competidores directos, así como los paros portuarios en las principales terminales de carga.

Sin embargo, subrayó que -en estos momentos- por el positivo balance de precipitaciones, los índices de confianza de la pequeña agricultura maulina suman mayores niveles de positividad, ante el aumento de los acumulados de agua que podrían proporcionar mayor seguridad de riego para la próxima cosecha.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here