Concluye análisis de las pruebas del Caso Aylin Fuentes

Las defensas ratificaron la solicitud de absolución para los ocho imputados; mientras que los acusadores pidieron la condena de todos. El juicio se reanuda mañana

publicado por

Avatar
29 de diciembre de 2019
2530
Este sábado se desarrolló la jornada 21 del juicio en el Tribunal Oral en lo Penal de Talca.

Fiscalía, querellantes y defensores analizaron este sábado, en los alegatos de cierre las pruebas presentadas para esclarecer la muerte de Aylin Fuentes, la joven cuyo cuerpo fue encontrado en el río Claro el 6 de enero.

En esta etapa del juicio la parte acusadora mantuvo la tesis de que lo sucedido se trata de un homicidio calificado con cuatro de las cinco calificantes establecidas en el Código Penal: ensañamiento, alevosía, premeditación y obrar por medio de promesa remuneratoria.

Ratificaron también en cuanto a la supuesta vinculación de los ocho imputados, que cinco de ellos tendrían participación como coautores, uno como autor e inductor y dos como encubridores.

Las defensas por su lado, solicitaron ante el tribunal, tal como lo hicieron en el comienzo del juicio, la absolución de todos los imputados.

CABOS SUELTOS SEGÚN DEFENSA
La autopsia del cadáver en estado de putrefacción fue realizada por la médico criminalista y legista del Servicio Médico Legal (SML), Vivian Bustos. De este examen fueron emitidos por la perito un primer informe y luego un complemento.

El resultado de dicho examen fue comparado en el juicio con el análisis de Luis Rabanal, perito especialista en medicina forense requerido por la defensa. Este fue uno de los elementos de prueba que mayor énfasis dieron los abogados en los alegatos finales.

Desde el lado defensor se sostuvo la no existencia de una causa de muerte definitiva, lo que califica al menos para Rodrigo Chávez, abogado del imputado Segundo Rosales -uno de los adultos que arriesga mayor pena- como una “duda razonable” de la investigación.

“Se trata un poco plasmar a través del desarrollo del juicio que hay duda razonable tanto de la forma como murió Aylin como de eventuales partícipes. Yo me voy satisfecho en el sentido de haber cumplido con el objetivo de traspasar al tribunal la existencia de esta duda razonable, como en la causa de muerte; no sabemos cómo murió, no podríamos ni siquiera descartar, por ejemplo, muerte por sobredosis”, dijo Chávez.

PERITAJE FORENSE
La perito que ejecutó el examen forense al cuerpo de Aylin indicó en su declaración en el juicio que algunas partes del cuerpo tenían infiltraciones hemorrágicas compatibles con golpes, las cuales se evidenciaban en las fotografías tomadas durante la autopsia.

“Sin embargo, – apuntó Chávez- de esas muestras que ella tomó y que fueron enviadas a laboratorio la respuesta del (estudio) histológico es que en realidad no había sangre, porque el nivel de putrefacción era muy avanzado”.

Según lo planteó el abogado, no quedó establecido si hubo lesiones en vida y, por tanto, la causa de muerte quedó indeterminada.

Por otro lado -siempre según el testimonio entregado en el juicio por la médico criminalista- Bustos precisó que la causa de muerte de la víctima había sido estrangulamiento por elemento rígido.

Entre otros elementos, en aquel momento la perito mencionó que fueron encontradas lesiones de hemorragias en discos cervicales, lo cual es indicador de que se aplicó “alta energía” en el cuello y fue presionado con un objeto rígido, lo que se asocia al estrangulamiento.

Mediante un estudio antropológico, dijo la perito, se determinó que la laringe no había quedado fracturada, sino que había desarticulación de los huesillos, lo que se explica a que por la edad de la víctima los huesos todavía estaban en desarrollo.

Sobre los cuestionamientos de la autopsia a partir del análisis hecho por el perito forense presentado por la defensa, el abogado querellante, Mauricio González, indicó que el especialista se fundamentó solo en una porción de los datos.

“El perito de la defensa tuvo información incompleta, solo tuvo acceso a fotografías que ni siquiera pudo detallar cuántas eran. No pudo hacer manipulación del cadáver, lo que sí pudo hacer la perito (Bustos). Hay un tema que se discutió sobre infiltraciones sanguíneas y el hueso hioides. Él no pudo palpar, por ejemplo, el hueso; solo tiene la visión en un solo plano para poder determinar si tenía o no fractura. En su informe, no consignó la conclusión que mencionó acá (en el tribunal), que fue una asfixia por inmersión”, detalló González.

SEÑALAN SESGO DE FISCALÍA
En los alegatos de cierre el abogado de la Defensoría Penal Pública Rodrigo Chávez expuso un eventual sesgo en la investigación por parte del Ministerio Público.

“Lo planteé -explicó al término de la jornada- no como una acusación sino porque la ley contempla que los fiscales deben ser objetivos y se cree que por eso el fiscal lo va a ser. En doctrina siempre se ha discutido que eso es imposible, porque las personas siempre estamos contaminadas de una forma de ver las cosas, lo que se llama el sesgo personal. Él tuvo su apreciación muy inicial y se cerró en esa posición. Por eso, este juicio está lleno de tantas dudas, porque no investigó otras posibles alternativas”.

El querellante por parte de la familia de la víctima, en tanto, desechó tal apreciación: “He sido testigo de la actuación profesional del fiscal y uno como defensor sabe que tiene todas las posibilidades de pedir diligencias. Si dudaban de la credibilidad de algunas declaraciones de familiares de Segundo Rosales o de alguno de los acusados, lo lógico hubiese sido pedir durante la etapa de la investigación esa diligencia y la defensa jamás lo hizo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here