Concientizar tu closet para el 2020

La industria de la moda suele ser no muy amigable con el medio ambiente. En estas fechas en donde buscamos renovar nuestra imagen, la diseñadora talquina Daniela Mazo Rojas, nos enseña a ver el mundo de la moda desde otra perspectiva, resaltando el estilo propio y creando conciencia sobre el consumo extremo de los textiles durante estas fiestas.

publicado por

Avatar
24 de diciembre de 2019
79
Más allá de las tendencias de moda, existe un complejo trabajo en la industria textil

La moda, en general, defiende una filosofía de consumo irresponsable que contamina nuestro planeta. Con el objetivo de sensibilizar sobre el impacto de las prendas de vestir en el medio ambiente y el buen uso de los recursos, te mostraremos cuatro tendencias que debes conocer para crear conciencia y aprender a usar estilos propios y novedosos que nos hagan sentir cómodas y seguras.

PRIMERA TENDENCIA:
AMARNOS COMO SOMOS

No podemos seguir un prototipo de moda ni belleza puntual si somos todas hermosamente distintas con gustos, cuerpos, afinidades, deseos y objetivos distintos. La primera tendencia que todas debemos seguir es amarnos tal cual somos y amarnos es la mayor revolución que podemos hacer con nosotras mismas. No te puedo decir cómo debes vestir, esa decisión es tuya, solo tú conoces tu cuerpo, conoces ese lugarcito que quieres resaltar o esa comodidad que es prioridad. La belleza es interna y mientras más reales seamos, más bellas nos sentiremos y nos veremos. Como seres individuales percibimos y apreciamos los colores y texturas de diferentes formas y todas son válidas, no es necesario guiarnos por un patrón determinado. Lo que decidas según tu personalidad, lo que quieras expresar, es lo que te hace única.

SEGUNDA TENDENCIA:
IMPACTO AMBIENTAL

Como diseñadora me dedico a rediseñar, reinventar y reutilizar prendas de vestir. Trabajo con telas antiguas que aún tienen vida útil. Es importante ser conscientes que la industria de la moda es la segunda más contaminante del planeta después del petróleo, por ello debemos ser responsables. Las islas flotantes de basura plástica son un problema visible pero la contaminación producida por los textiles es invisible y ubicua.

En la mayoría de los países donde se producen prendas, las aguas residuales toxicas no trabajadas de las fábricas de textiles se vierten directamente en los ríos. Aguas que contienen sustancias toxicas como plomo, mercurio, arsénico (entre otras), siendo estos extremadamente dañinos para la vida acuática y la salud de millones de personas.

TERCERA TENDENCIA:
QUIÉN FABRICA TU ROPA

La mayor parte de la ropa y el textil es fabricado en países en los que los derechos de los trabajadores son limitados e inexistentes, muchas marcas de moda aseguran a sus clientes que los trabajadores que hicieron su ropa reciben el pago de al menos el salario mínimo legal pero en la mayoría de los países fabricantes (China, Bangladesh, India) el salario mínimo representa entre la mitad y quinta parte del salario digno, y el salario digno es el mínimo indispensable que una familia requiere para satisfacer sus necesidades básicas.

La confección es la segunda categoría de productos con más alto riesgo de esclavitud moderna, a menudo se ven obligados a trabajar 14 o 16 horas al día para cumplir con las fechas límites. El 71% de los trabajadores de la industria son mujeres, de zonas rurales que viven en la pobreza donde son explotadas.


CUARTA TENDENCIA:
CONSUMIDORES
DE ESTA INDUSTRIA

Es importante que como emprendedores y consumidores seamos conscientes de nuestra huella ambiental y social. Es necesario informarnos y cuestionarnos del costo que estamos pagando por el proceso productivo de lo que consumimos.
El impacto de nuestro consumo tiene que ser el mínimo y nosotros somos responsables de conocer y exigir el proceso de producción de la moda. Tenemos el poder de exigir mayor transparencia y decidir según nuestra propia ética con la información que recibamos donde queremos poner nuestros valores. La transparencia en todos sus niveles es crucial.

La mejor moda que puedes seguir es tu propio estilo, tu esencia personal y no la que alguien te imponga. Eres libre de elegir, eres libre de vestir consciente y responsable.

Cifras que impactan

● 200 toneladas de agua dulce son usadas por tonelada de tela teñida.
● 1kilo de algodón necesita por lo menos 20.000 litros de agua. El cultivo de algodón tiene consecuencias ecológicas dramáticas como la desertificación del Mar de Aral el que antiguamente era uno de los 4 lagos más grandes del mundo.
● Las fibras sintéticas como el poliéster, acrílico, nylon, etc. son fibras plásticas por lo tanto no biodegradables y pueden demorar hasta 200 años en descomponerse. Casi el 70% de nuestra ropa tiene fibra sintética.
● Los productos químicos se utilizan durante todos los procesos de producción.
● La mayor parte de nuestra ropa se produce en China, Bangladesh o India, países esencialmente alimentados por carbón.
● Cada año miles de hectáreas de bosques antiguos y en peligro de extinción se talan y se reemplazan por plantaciones de árboles que se utilizan para hacer telas a base de madera como Rayón, Viscosa y Modal.
● La calidad de las prendas disminuye cada año por la producción en masa barata y desechable.
● Hoy producimos 400% más de ropa que hace 20 años.
● 1,5 billones de litros de agua son utilizados por la industria de la moda cada año y 750 millones de personas en el mundo no tienen acceso al agua potable.
● El 85% de los desechos hechos por el hombre en las costas de todo el mundo son microfibras.
● Por cada tonelada de celulosa de Lino producida se absorben hasta 2,1 toneladas de co2.
● Cada vez que lavamos una prenda sintética aproximadamente 1.900 micro fibras se liberan en el agua y se introducen en los océanos.

Daniela Mazo Rojas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here