¿Cómo enfrentar el pesimismo?

Pero, a la distancia, se ven señales positivas. Una de ellas y, por supuesto, la más estratégica, fue la intervención del Banco Central que permitió controlar el desajuste en el tipo de cambio

publicado por

Avatar
22 de diciembre de 2019
37

Reveladores antecedentes entregó el índice de Confianza Empresarial (ICE Maule) que, en forma mensual, elabora la Universidad Autónoma de Chile, con metodología de la Universidad del Desarrollo y apoyo de la Asociación de Industriales del Centro (Asicent), cuyo objetivo es medir la percepción del sector privado regional.
En este caso específico, los datos fueron recogidos durante el mes de noviembre, es decir, justo después que ya se había generado la crisis social y política de mediados de octubre. Para el sector privado, en general, octubre era un buen mes, con cifras medianamente positivas y que anticipaba un fin de año optimista.
Tampoco se veía mal el verano, entendiendo que se generaba un movimiento importante en el turismo, además de la normal reactivación del comercio. Pero todo cambió, porque los problemas del orden público llevaron casi un cierre del comercio, con muy bajas ventas y expectativas muy bajas para fin de año.
A ello se agregaron las cancelaciones en el turismo y, también, que como las municipalidades fueron dejando sin efecto sus tradicionales fiestas de Año Nuevo, existe muy baja expectativa para viajar. A todo ello se le agregan las recientes alzas consecutivas en los combustibles y los problemas de movilización.
Desde esta perspectiva, se hace comprensible que la percepción de los empresarios de la región descienda varios escalones durante noviembre y se posicione derechamente como pesimista. Además, ello es coherente con la visión de expertos en cuanto a que el Maule tendrá crecimiento nulo el 2019 y muy bajo durante 2020.
Otro factor relevante y que todavía no se visualiza completamente, es el impacto que tendrá el cierre de numerosos emprendimientos en la cesantía. Según los expertos, 2020 será un año con dos dígitos de desempleo, lo cual obligará al Gobierno a sacar nuevamente la billetera fiscal para generar trabajos de emergencia.
Pero, a la distancia, se ven señales positivas. Una de ellas y, por supuesto, la más estratégica, fue la intervención del Banco Central que permitió controlar el desajuste en el tipo de cambio, lo cual habría provocado alzas desmedidas en el dólar y, con ello, un riesgo importante que afectaba al peso chileno y a la economía.
Se añaden los planes del Ejecutivo en cuanto a impuso a los emprendedores, además de la organización de ferias y eventos que permiten a estos negocios acceder a nuevos mercados. En este punto, considerando la crisis de orden público, se hace relevante conectarlos con redes sociales y públicos virtuales.
A todo ello, se debe sumar que el ambiente en materia económica, tiene que retomar un perfil derechamente optimista. Con estos fines, el sector privado tiene que retomar la delantera, en cuanto a coordinar medidas con el área pública la realización de proyectos de relevancia, como ha ocurrido en el sector de la construcción.
Otro aspecto importante es que el Gobierno debe claramente tomar estas señales y realizar gestiones concretas, tendientes a percibir claramente donde está el interés de los empresarios y seguir el ejemplo de lo que ha ocurrido en áreas como la vivienda y obras públicas. Así el crecimiento podría estar más cerca que lejos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here