¿Cómo avanza la eliminación de las hepatitis virales?

Si bien en 2016 los gobiernos del mundo hicieron un compromiso por erradicarlas con un plazo límite hasta 2030, tanto en su tasa de infección como de mortalidad, los números están lejos de alcanzar la meta

publicado por

Avatar
28 de julio de 2020
22
La OMS llamó a intensificar los trabajos de prevención de la transmisión de la hepatitis B de madre a hijo/ EFE

Como cada año, hoy 28 de julio se conmemora el Día Mundial de la Hepatitis. Este año, en medio de la mayor crisis de la salud mundial en décadas, es necesario reflexionar acerca del impacto que tienen los virus en la salud humana, particularmente en este caso, los que producen hepatitis.

“Cuando somos testigos de más de 14 millones de personas infectadas por Covid-19 y más de 600.000 personas fallecidas, es imposible no comparar estas cifras con las consecuencias que nos dejan las hepatitis virales, las que alcanzan –según cifras de la OMS- 1,34 millones de fallecidos al año”, puntualiza el doctor Juan Pablo Roblero, presidente de la Asociación Chilena de Hepatología (Achhep).

En 2016, bajo el auspicio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los gobiernos del mundo se comprometieron a eliminar las hepatitis virales con un plazo límite al año 2030.

Al respecto, el doctor Alejandro Soza, miembro de la Achhep Soza explica que: “la eliminación de las hepatitis virales se define con parámetros muy concretos: disminución de las nuevas infecciones en un 90% y disminución de la mortalidad en un 65%. Hoy, este objetivo parece difícil de lograr, aunque no imposible”.

Este año, bajo el lema “Encontrar a los millones perdidos”, la campaña mundial del día de la hepatitis viral busca generar consciencia colectiva acerca de los millones de personas que están infectadas con hepatitis B y C y no lo saben, debido a que estos virus pueden estar años causando daño lentamente en el hígado sin dar síntomas.

Es precisamente ese periodo de “silencio” el más adecuado para aplicar tratamientos que hoy en día son simples, muy efectivos y que permiten evitar el desarrollo de complicaciones como cirrosis hepática, cáncer de hígado y necesidad de trasplante o, incluso, la muerte.

“En el caso de Chile, la recomendación es clara: toda persona mayor de 45 años debe hacerse un examen de hepatitis C al menos una vez en la vida”, sostiene el presidente de la Achhep.

CARENCIAS

No obstante, los especialistas aseguran que existen barreras y desafíos por superar. El primero, es la disponibilidad del examen diagnóstico. Actualmente, las serologías para diagnóstico de la hepatitis B y C no están disponibles en el sistema primario de salud, lo que impide que el objetivo de testear a todos los mayores de 45 años pueda hacerse realidad.

Al respecto, los especialistas señalan que el Ministerio de Salud está trabajando para solucionar esta deficiencia.

Otra barrera se refiere a los estigmas asociados a grupos que pueden tener mayor riesgo de padecer la enfermedad. Si bien estos virus no discriminan y afectan a personas de cualquier grupo social, étnico o de cualquier orientación sexual, desgraciadamente persiste estigmatización que dificulta muchas veces la aplicación de políticas focalizadas.

RECOMENDACIONES

De cara a la ciudadanía, Roblero enfatiza que “los pacientes no detectados son pacientes no tratados, razón que motiva a los especialistas a reforzar la educación en cuanto a medidas de autocuidado, como lo son las prácticas seguras de sexo, el uso de preservativo, evitar compartir afeitadoras, cepillos de dientes y corta uñas”.

En el caso de la hepatitis A también es importante evitar el consumo de alimentos crudos, especialmente mariscos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here