Comida rápida en confinamiento: ¡Mejora tu ingesta y cuida tu alimentación!

La vida sedentaria, falta de ejercicio y constantes viajes a la nevera, son la combinación perfecta para engordar. Y es que como muchos lo previeron, el confinamiento ha logrado sumar “algunos kilos extras”, debido al consumo de comidas ricas en carbohidratos

publicado por

Avatar
9 de junio de 2020
107
Las especialistas sostienen que, en periodos de confinamiento, es común incrementar la ingesta de calorías a base de carbohidratos.

Recientemente, el Departamento de Estudios la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (CNC) pudo determinar que las ventas de comida rápida registraron una caída de 10,7% en todo el país, y pese a los esfuerzos por recuperar las ventas a través del Delivery, los establecimientos no han podido lograr el objetivo.

Alejandra Parada, docente de la carrera de Nutrición y Dietética UC, explicó que la respuesta está en las ventas de supermercados, las cuales efectivamente se han disparado, en respuesta a las restricciones propias de la cuarentena.

Existen varios fenómenos de la conducta alimentaria que se conjugan en momentos de pandemia, uno de ellos, es respecto a la compra de alimentos. “Estudios revelan que las personas tienden a almacenar comida en estos periodos y quienes tienen la posibilidad de pagar por comida extra, acumulan más de lo que necesitan, conduciendo a las denominadas compras por pánico”, explicó la nutricionista.

 AUMENTO DE PESO

Uno de los factores que incrementan el consumo son las denominadas “comidas reconfortantes”, mayoritariamente a base a azúcares. El “aburrimiento” también incentiva la mayor ingesta de calorías, así como también la presentación del trastorno de sueño, lo que produce mayor ingesta de alimentación nocturna, según la especialista.

La actividad física relacionada con la rutina diaria y transporte al lugar de estudio o trabajo, genera un gasto extra de energía que puede ser entre un 10 a 30% de las calorías totales, situación que en tiempos de confinamiento no sucede, por lo cual, es otro aspecto relevante en el alza de peso en periodos de cuarentena.

MEJORA LOS HÁBITOS

Entre las preocupaciones relacionadas con la alimentación, es necesario identificar aquellos alimentos que mejoran la inmunidad y otros que se deben evitar para no subir de peso. Además, es indispensable continuar con la actividad física en la casa. Actividades como hacer aseo, ver videos de baile o ejercicios caseros, pueden marcar la diferencia.

“Planificar la alimentación para una semana, generar tiempos de comida definidos (3 comidas importantes al día), destinar un tiempo de colación como lo haría en el trabajo, evitar comer frente al televisor o pantalla del computador, consumir frutas o lácteos, y evitar snacks como papas fritas, galletas y chocolates, entre otras medidas, ayudaran a mantener un estilo de vida saludable”, puntualizó.

CONSEJOS NUTRICIONALES

Constanza Figueroa, también docente de la carrera de Nutrición y Dietética, recomendó seguir estas pautas para abastecerse, cocinar y alimentarse de manera adecuada, evitando el incremento de peso:

  1. Planificar la preparación de alimentos para una semana.
  2. Preparar alimentos al horno, al jugo o a la plancha, evitando las frituras.
  3. Cocinar guisos con abundantes verduras o legumbres. Estas preparaciones aportan grandes cantidades de fibra, lo que ayuda a mantener un tránsito intestinal normal y generar saciedad.
  4. Reutilice alimentos o preparaciones dándoles otro formato. Destinar uno o dos tiempos de la semana para dejar ciertos alimentos preparados y refrigerados o congelados para utilizar con posterioridad, y usarlos para otras comidas.

REFRIGERAR Y CONGELAR

 Para quienes tienen el hábito de reutilizar las comidas, Figueroa recalca que es posible refrigerar algunas preparaciones, pero es necesario tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Salsas y caldos no pueden refrigerarse más de dos días y estar congelados hasta tres meses.
  • Asegúrese de refrigerar o congelar en recipientes adecuados y herméticos, lo cual se indica en las etiquetas.
  • La temperatura de refrigeración adecuada es inferior a 5ºC y de congelamiento menor a -18ºC.
  • Se debe refrigerar o congelar lo más pronto posible. Para esto, se debe dejar enfriar los alimentos para, posteriormente, almacenar en porciones pequeñas, estimando lo que se utilizará en los próximos días.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here