Cohesión social: acceso y permanencia en Educación Superior

Los hechos relacionados con la suspensión de la Prueba de Selección Universitaria (PSU) dejan a la vista otro elemento más, relacionado con la incapacidad de nuestra sociedad de encontrar solución a problemas históricos que nos aquejan.

La PSU reemplazo a la Prueba de Aptitud Académica el año 2003, con la promesa de ser una mejor manera de medir el talento académico de los estudiantes que aspiraban a tener un cupo en la Educación Superior. Fue concebida como una prueba transitoria, antes de la implementación del nuevo Sistema de Ingreso a la Educación Superior (SIES). De transitoria tuvo poco y terminó por mantener la brecha entre estudiantes que reciben una mejor formación desde el punto de vista de los contenidos curriculares en entornos socioeconómicos favorecidos o que pueden costear un entrenamiento asociado a la rendición de PSU (preuniversitarios). En el intertanto se han implementado algunas vías alternativas o complementarias de acceso a la educación superior, todavía tenues en cuanto a su impacto global, pero sin duda significativas para el estudiante beneficiado y su entorno más cercano.

Una de ellas es el RANKING, que se incorporó por primera vez en el proceso de admisión 2013, por acuerdo del Consejo de Rectores. Este factor de selección, se sumó a los ya existentes (Notas de Enseñanza Media y PSU), y “reconoce el esfuerzo de los y las estudiantes durante su trayectoria escolar y beneficia a quienes presentan un buen desempeño en su contexto relativo” (CRUCH). Parte de la base que “El talento se encuentra distribuido de igual forma entre ricos, pobres y en todas las culturas y etnias” (Gil, F.). En palabras simples, reconoce el esfuerzo y perseverancia de los y las estudiantes que, a pesar de las complejidades que presenta su entorno en términos socioeconómicos, tienen una trayectoria de compromiso por los estudios y superación personal, elementos que no necesariamente miden ni la PSU ni la NEM, y que resultan clave al momento de asegurar el éxito académico de dichas personas en educación superior.

Se trata, en definitiva, de potenciar vías de acceso a la educación superior que identifiquen de mejor manera el talento académico y que no dejen excluidos de las oportunidades de un mejor futuro a jóvenes meritorios académicamente, pero que han carecido históricamente de condiciones favorables para su desarrollo académico. Favoreciendo el RANKING como elemento de selección, también aportamos como país a la necesaria cohesión social e igualdad de oportunidades que tanto anhelamos.

Jorge Burgos Muñoz
Director Junta de Adelanto del Maule

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here