“Coffee21”: un servicio más allá de la discapacidad

Entender que su hijo con síndrome de Down era igual al resto de los niños le tomó su tiempo. Con el paso de los años, Carmen Tobar Aravena descubrió en el pequeño Sebastián habilidades inigualables que solo requerían ser potenciadas, para que aquella discapacidad no fuera un obstáculo para lograr sus objetivos y sueños

publicado por

Avatar
30 de junio de 2020
235
Carmen también cuenta -en su sustento económico- con un servicio técnico de maquinaria agrícola, forestal y de jardín, llamado “Delta”.

Ser madre no es tarea fácil, para esta labor “nunca se está completamente preparada”. Al menos así lo relató la creadora de “Coffee21”, emprendimiento exclusivo de coffee break que presta servicio a instituciones públicas, universidades y empresas que cuentan con el más noble y capaz equipo, integrado por jóvenes con Síndrome de Down.

El proyecto surge por la preocupación de un grupo de madres ante el incierto futuro de quienes nacieron con esta discapacidad. La incertidumbre de no saber en qué podían desempeñarse cuando ya no cuenten con la protección materna era una dolorosa realidad. Incluirlos a una labor real y financieramente productiva, donde tuvieran los mismos derechos que cualquier joven, se convirtió en la meta.

El sueño de esta mujer -de 62 años- cobró sentido hace más de tres años, con la creación de “Coffee21”, lugar que brinda oportunidades para que estos jóvenes muestren sus talentos laborales, siempre contando con el apoyo de sus madres que colaboran y, además, han sido testigos de sus procesos de formación académica en pastelería, cocina y atención al cliente.

“Este proyecto, junto con permitirme trabajar con mi hijo menor, Sebastián, me llena de orgullo al ver cómo se superan en cada actividad. Estoy complacida de que se inserten a la sociedad. Además, la excelente atención al cliente que desempeñan nos llevó a formalizar un convenio con la Universidad Católica del Maule para instalar un Food Truck facilitado por la corporación ‘Atando Esperanza’ en su patio de comidas. Estamos muy felices”, reveló Carmen Tobar.

Los productos de “Cofee21” se caracterizan por ser frescos y orgánicos, ya que la materia prima utilizada es extraída de un huerto frutal y de verduras.

AMOR DE MADRE

Cuando nació Sebastián fue un proceso duro y difícil para Carmen. Y es que pese a tener cuatro hijos, los temores sobre el futuro de su pequeño por los “grandes prejuicios sociales” le quitaban el sueño. El amor por todos sus hijos fue el motor que la impulsó a salir adelante y comenzar a ver al mundo desde otra perspectiva.

“En el proceso de adaptación abandoné mi vida laboral para concentrarme en la crianza de mi hijo. Luego, entendí que la vida continuaba y que Sebastián no era mi único hijo, por lo que no podía dejar de lado al resto por sobreprotegerlo. Tuve que pararme y mirar adelante ya que, la única forma de poder ayudarlo era apoyándolo, para que viviera con las mismas exigencias que el resto de mis hijos”, recordó.

Confiesa haber contado con el apoyo de su familia, quienes la motivaron a preparar al niño académicamente en el taller laboral Talaun, dónde recibió gran parte de su formación, descubrió a jóvenes como él, quienes se convirtieron en “verdaderos amigos y compañeros de trabajo”.

“Sebastián es mi gran fortaleza, me da fuerzas para continuar esforzándome y hoy entiendo que ha sido lo más hermoso que me ha sucedido en la vida. A las madres con hijos con discapacidad les puedo decir que no se abrumen, que cada día uno va descubriendo de forma innata que hacer con ellos, el secreto está en dejarlos ser felices tal y como somos nosotros”, mencionó Carmen.

Sebastián se ha convertido en su motor y mayor inspiración de vida.

EMPRENDIMIENTO EN AUGE

Actualmente en el equipo destaca la participación juvenil. Dos de ellos cuentan con contrato de trabajo y otros seis jóvenes trabajan Part-Time. Además, las madres juegan un papel fundamental al acompañar a sus hijos.

Carmen confiesa que se iniciaron con muchos temores, por ser un emprendimiento algo innovador, especialmente, en Talca. Al pasar el tiempo, lograron superar barreras, demostrando la calidad del trabajo que -con entrega y responsabilidad- pueden realizar estos jóvenes.

“Gracias al buen desempeño, hemos captado una gran cantidad de clientes que valoran el servicio entregado. Como equipo, hemos crecido de forma favorable. Es gratificante poder brindarles a los jóvenes el sustento económico, ya que para ellos, este emprendimiento representa su único ingreso”, explicó.

Pese a que el proyecto no ha escapado de actual la crisis sanitaria que enfrenta el país, Carmen agradece que todo el equipo se encuentra saludable. Esperan volver a trabajar cuando la salud de los jóvenes no esté en riesgo y, de esta forma, puedan prestar a los clientes el servicio que acostumbran y que les ha permitido destacarse en la región.

Estos jóvenes han superado barreras, demostrando la calidad del trabajo que con entrega y responsabilidad pueden realizar.

“Hay que insistir hasta ver los frutos y no desanimarse por los obstáculos del camino. En mi vida he superado el cáncer, incendios y derrumbes de mi negocio, pero siempre con la ayuda de Dios y mi familia he salido adelante”.

CONTACTO:

Facebook e Instagram: (@coffee21talca)

Página web: www.coffee21.cl

Email: coffee21talca@gmail.com

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here