Cine: Contaminados

El film “Aguas Oscuras”, basado en hechos reales, narra la batalla judicial de un abogado contra una gran empresa que ha contaminado por décadas a vecinos de una pequeña ciudad. Por David Lizana Barros.

Un granjero da la voz de alerta. Sus animales están muriendo.

Ver a Mark Ruffalo (Hulk en la serie Avengers), volviendo a un rol de carácter siempre será un aliciente, más aún cuando también es el productor de “Aguas Oscuras”, un thriller que aborda los derechos medioambientales, una temática muy en boga.

La película se sitúa antes de la irrupción de las redes sociales y las demandas colectivas contra empresas que a veces no cumplen con las reglamentaciones ambientales o se aprovechan de la falta de regulaciones por parte de las autoridades.

La trama de la cinta parte con un granjero que acude a un bufete de abogados con una serie de videos en VHS, acusando que su ganado ha estado muriendo debido a que una fábrica descarga sus residuos en un curso de agua que pasa por su campo.

Mark Ruffalo vuelve a un rol de carácter.

El abogado Robert Bilott (Mark Ruffalo), como favor a la familia, de a poco va familiarizándose con el caso, encontrando muchas pruebas que confirman lo que dice el granjero. Descubre, por ejemplo, que la empresa nunca ha rendido cuentas a nadie, ni siquiera a las autoridades ambientales, debido a la poca regulación de antaño.

Investiga y encuentra nexos entre muchas muertes y algunos elementos utilizados en la fábrica que pueden ser nocivos para las personas y animales.

El director de la cinta, Todd Haynes, tiene entre sus trabajos anteriores la excelente “Carol” protagonizada por Cate Blanchet. Este nuevo film es, sin duda, un trabajo arriesgado, no masivo, meticuloso en leyes ambientales y en el accionar de las corporaciones frente a los ciudadanos.

El abogado Robert Bilott (Mark Ruffalo), como favor a la familia, de a poco va familiarizándose con el caso.

Tal vez, en ese camino lento de una década de triunfos y derrotas legales, algún espectador pueda distraerse de la trama.

Se trata de una industria que alguna vez construyó armamento de guerra y después se adaptó para producir artículos de hogar sin mucha regulación y con los cuales convivimos diariamente en nuestras casas. Es desde ese punto de vista de denuncia que la cinta tiene su fortaleza, ya que está basada en eventos reales y en un artículo de Nathaniel Rich en el New York Times de 2016. Sin duda, se trata de un cine maduro, ideal para aprender un poco más de las relaciones que tienen muchas empresas con el poder de los países.

“Aguas Oscuras”, o “Dark Waters” en inglés, se trata de ese extenuante camino que parece imposible para los ciudadanos. Muchas veces los afectados abandonan las disputas legales al ser sometidos a las fuertes presiones de las esferas del poder.

El film nos invita a pensar que nada es imposible. El final deja algo de satisfacción, pero lo que menos sentirás es tranquilidad. Este trabajo tiene también como co protagonistas a la solvente Anne Hathaway (El diablo se viste a la moda) y al actor Tim Robbins (Sueño de fuga).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here