Ciencia y mujeres: potente fórmula en pandemia

Así como en otros rincones del mundo, el rol de la mujer ha cobrado particular resonancia y, en el Maule, existen iniciativas lideradas por figuras femeninas. Con todo, en términos generales, siguen visualizándose disparidades de género

publicado por

Avatar
18 de agosto de 2020
126
En el área de la salud el porcentaje de mujeres que trabaja es alto.

Jacinda Ardern es un nombre que ha saltado a la vista con insistencia durante el avance de la pandemia en el mundo. ¿La razón? Ser la mujer que lidera el primer país que se declaró libre de Coronavirus.

Su gestión como primera ministra de Nueva Zelanda ha sido resaltada como ejemplo, a la luz de los resultados efectivos de las políticas aplicadas para enfrentar el virus, incluso los últimos días, cuando hay rebrotes.

Pero Jacinda es el reflejo de muchas más mujeres, cuya voz y participación ha marcado importantes diferencias durante la emergencia sanitaria.

En el ámbito de la ciencia, el mundo conoce ahora a Sarah Gilbert, la inmunóloga que lidera un equipo de 300 investigadores de la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca, donde se trabaja en el desarrollo de una vacuna efectiva contra el Covid-19, considerada una de las más avanzadas a la fecha.

Aguzado mucho más el ojo, en la región del Maule existen mujeres científicas dedicadas a la materialización de iniciativas para mejorar la forma como se enfrenta la pandemia.

Una muestra es el trabajo realizado por la red de fabricación de protectores faciales Fabtec, equipo del que forma parte la académica de la Universidad de Talca, Karin Saavedra, quien se coordinó con colegas de otras universidades para formar grupos multidisciplinarios dispuestos a colaborar en la pandemia.

La intervención de expertas en este trabajo ha tenido un rol clave. De hecho, solo en el Maule, todas las coordinadoras son mujeres.

“Mucho del trabajo de coordinación que nació de esta red de fabricación fue gestionado por académicas. Creo que eso fue fundamental en la disposición de querer colaborar y dar una respuesta rápida, sin intención de competir entre las universidades”, resaltó Saavedra.

Actualmente, son 30 las instituciones que, mediante una cooperación público-privada, han logrado fabricar 60 mil protectores faciales, 12 mil de los cuales se han entregado en el Maule.

Para esta coordinación, dijo Saavedra -académica y directora del magíster de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Talca- también fue importante la labor de la seremi de Ciencia y Tecnología, Paulina Assmann, por su colaboración en la coordinación de iniciativas.

“Destaco mucho esa disposición de las mujeres, a pesar de que, a veces, podamos estar recargadas en las cosas de la casa, hay una vocación de ayudar y colaborar, que es un rasgo de liderazgo más marcado en las mujeres que en los hombres en general”, afirma Saavedra.

Adriana Bastías, bioquímica y presidenta de Red Investigadoras.

OTRAS VOCES

Respecto a las voces femeninas durante la pandemia en Chile, la académica de la Universidad Autónoma, Adriana Bastías, mencionó -como ejemplos- en el área periodística a Alejandra Matus y, también, a la presidenta del Colegio de Médicos, Izkia Siches.

De igual forma, resaltó a epidemiólogas como Sandra Cortés, expresidenta de la Sociedad Chilena de Epidemiología; y Muriel Ramírez, exintegrante de la mesa Covid conformada por el Gobierno, pero que “renunció cuando sintió que no la estaban escuchando como experta”.

Por lo tanto, dijo que “hay mujeres que están dando la cara en pandemia, pero también implica para ellas un esfuerzo grande, porque se observa que hemos tenido que asumir otros roles de la casa, del cuidado de niños y de adultos mayores. Eso implica que la doble o triple jornada es una realidad evidente”, sostiene Bastías, quien preside la organización de académicas Asociación Red Investigadoras.

Karin Saavedra, directora de magíster de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Talca.

CANCHA DISPAREJA

En el área de la salud, además, el porcentaje de mujeres que trabaja es alto, de manera que han tenido que enfrentarse a la pandemia directamente con todas las consecuencias sanitarias que esto significa, subraya Bastías.

Otra área con alta presencia de mujeres es la educación. En ese ámbito, la académica planteó que las profesoras se han tenido que enfrentar a tener que realizar clases virtuales y, simultáneamente, hacerse cargo de sus hijos y de las tareas de la casa.

“La corresponsabilidad en Chile es muy baja. Por lo tanto, eso también perjudica a muchas profesionales en su quehacer”, detalla la bioquímica y doctora en Ciencias.

Si se enfoca la mirada solo en el área científica, la disparidad sigue siendo notable, tal como lo indicó Karin Saavedra, directora del magíster en Ingeniería Mecánica de la U. de Talca.

“La carrera de investigación es muy competitiva. La cancha es dispareja cuando hay mayor cantidad de hombres, porque ellos disponen de más tiempo o tienen menos contratiempos para poder desarrollarse profesionalmente”, refiere.

Incluso, durante la pandemia -a juicio de Saavedra- el avance de las mujeres ha retrocedido, por el aumento del desempleo y el trabajo acumulado por tener que resolver los asuntos del hogar, en paralelo con el trabajo. Todo ello ha traído como consecuencia inmediata que ahora se están marcando más las brechas de género.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here