CIDH sobre las protestas en Chile: «Estamos ante una grave crisis de DD.HH.»

Chile vive desde hace más de tres meses la ola de protestas más graves desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet

publicado por

Avatar
1 de febrero de 2020
142

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) denunció este viernes que Chile vive una «grave» crisis de derechos humanos desde que estallaron las protestas hace tres meses y pidió a las autoridades del país investigar «con diligencia» y sancionar a los responsables.

«Estamos ante una grave crisis de derechos humanos. Los números hablan por sí solos», aseguró el comisionado Joel Hernández durante la presentación de un informe preliminar con recomendaciones y observaciones luego de que el organismo internacional realizase una visita al país entre el 26 y 31 de enero.

El ente dependiente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) constató durante su visita violaciones a los derechos humanos como el «uso desproporcionado de la fuerza», «detenciones arbitrarias», «abusos sexuales y violaciones», «torturas» y «tratos crueles y degradantes», apuntó el comisionado.

«La CIDH observa que la respuesta del Estado frente a la movilización social se caracterizó por la práctica de represión y del uso desproporcionado de la fuerza y conductas repetitivas de violencia en contra de manifestantes», agregó.

Chile vive desde hace más de tres meses la ola de protestas más graves desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), que ya han dejado cerca de una treintena de muertos y más de 3.600 heridos, entre ellos más de 400 con lesiones oculares, según el autónomo Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH).

La Fiscalía chilena informó este viernes que desde el pasado 18 de octubre investiga un total de 5.558 denuncias por violaciones a los derechos humanos y que la mayoría de ellas señalan a los Carabineros (Policía chilena) como responsables.

La CIDH instó a las autoridades a «investigar con debida deligiencia las denuncias y sancionar a los responsables» y pidió al Gobierno acometer una reforma «integral» de Carabineros para «adecuar su actuación al respeto a los derechos humanos».

El organismo, que asegura que la mayoría de las manifestaciones son pacíficas aunque reconoce «grupos violentos», también condenó las leyes anunciadas por el Gobierno para aumentar las penas contra encapuchados y aquellos que monten barricadas, pues «podrían criminalizar el ejercicio de la libertad de expresión y el derecho de reunión», indicó Hernández.

Las multitudinarias manifestaciones de las primeras semanas, que comenzaron por el aumento del billete de metro y se convirtieron en un clamor contra la desigualdad y el Gobierno, fueron perdiendo fuerza, pero en los últimos días la violencia se ha recrudecido luego de que un carro policial atropellase mortalmente a un hincha de un equipo de fútbol local.

El comisionado explicó que las protestas tienen como base «una insatisfacción creciente, acumulada e intergeneracional en el acceso y disfrute de derechos sociales y servicios públicos básicos» y que «expresan no solo el malestar los sectores más pobres y excluidos, sino también de amplios sectores medios que ven seriamente limitadas sus posibilidades de desarrollo».

El informe preliminar de la CIDH -el final se publicará en unos meses- va en la línea de los reportes realizados anteriormente por otros organismos internacionales como la ONU, Amnistía Internacional (AI) o Human Rights Watch (HRW).

Tras conocer el reporte de la CIDH, el Gobierno chileno dijo que analizara «con apertura y disposición» sus recomendaciones.

«Toda acción del Estado y sus organismos se ejerce y ejercerá dentro de un Estado de Derecho y el respeto a los Derechos Humanos (…). Queremos reiterar que para el Gobierno de Chile es una prioridad la protección de los Derechos Humanos de todas las personas ante cualquier vulneración», consignó el Gobierno a través de un comunicado emitido por la Cancillería del país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here