Chile: Cambio estructural que aún espera

publicado por

Avatar
19 de diciembre de 2019
58

Quién debiera liderar el país no atina.
Tiene rechazo aún en su propio sector y un apoyo ciudadano que bordea el dígito.

Ello pudiera ser producto de su reconocida incompetencia en política o por su afamado rol de especulador en negocios, el cual intentaría emular en la actividad pública ni más ni menos como Presidente de la República, elegido paradojalmente por una alta mayoría.

Se ha anunciado tantas medidas “parches”, y por “goteo”, que se tiene la certeza que ello se realiza para que no cambie nada sustantivo: El Modelo de Estado Subsidiario.

Por ello se anuncian medidas sociales de hasta el 2% del PIB; empero el modelo que implantó las injusticias para millones de familias chilenas, permanece sencillamente intocable.

Ergo, ni siquiera se ha transformado el sistema tributario y su recaudación (cambios ha habido varios en cada gobierno de los últimos años) más no reestructuración del IVA, impuestos sostenibles a las grandes empresas, ni nuevos ítem que pudieran incrementar las arcas del estado para solventar medidas sociales realmente estructurales. Efectivamente, las AFP, el sistema previsional en general, y la ISAPRES se encuentras incólumes, y no se percibe un Nuevo Trato Social en el marco de un genuino sistema de Protección Social desde la niñez a la vejez.

Es decir, no se avizora un discurso ni praxis de quienes deben liderar el proceso, conducente hacia lo que la ciudadanía legítimamente tanto exige, a cada instante, en todo lugar, y en todas sus formas: Un estado bienestar.

Cierto, la ciudadanía chilena abriga el sueño realizable que nunca más sea el mercado, pero sí el estado, el que garantice lo esencial para la vida digna de toda familia chilena, de cada ser humano: la universalidad de la salud, de la educación, y de una digna previsión.

Sin embargo, para ello se requiere de un verdadero líder que esté a la altura de su Chile y de la historia, y de una derecha definitivamente moderna, más liberal y más social, y no la que vemos que elocuentemente tiene la fijación de acentuar el neoliberalismo, y, peor aún, que hasta parece tentarse con los ímpetus bolsonaristas.

Y existe la potencialidad suficiente para lograr ese Estado Benefactor que en lo fundamental garantice el bienestar a los ciudadanos chilenos. Pruebas al canto. Los más de 220 municipalidades transversales del país que consultaron a la ciudadanía sobre el futuro que anhelaban; los parlamentarios que bregan incansablemente para cumplir esos legítimos derechos; también algunos empresarios como Alfonso Swett que percibieron con antelación las inequidades que resolver; o el presidente de RN, Mario Desborde, que siendo joven ya demuestra dotes de estadista y coraje moral.

En definitiva, Chile va a lograr ese cambio estructural que aún espera… Empero, deberá continuar activo, organizado y robusto para superar la falta de liderazgo imperante, y a los defensores hiper ideologizados de ese neoliberalismo que empieza a “hacer sus maletas”.

Jorge Navarrete Bustamante
Magister en Políticas Públicas
Universidad Adolfo Ibáñez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here