Carlos Charme: “Despertamos y nos acostamos preocupados por el problema del consumo de alcohol y otras drogas”

El Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol le tomó el pulso al tema, justo en tiempos de emergencia sanitaria. Las cifras para la región, aunque bajas, siguen siendo factor de preocupación para el Ejecutivo

publicado por

Avatar
10 de agosto de 2020
134
“Desde el año 2010, el consumo de Marihuana ha ido en aumento en los jóvenes y ha ido decreciendo la percepción de riesgo” enfatizó el director del Senda.

Filas en las botillerías antes de que se acerque el horario de toque de queda y constante bombardeo en redes sociales que parecieran dar cuenta que en tiempos de pandemia, el consumo de alcohol y otras drogas se incrementó.

No obstante, una encuesta del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda) reveló todo lo contrario.

Carlos Charme, director nacional de dicho organismo preventivo, desmitificó tal tema y contó, en su visita a la región, cuales son las cifras en el Maule, que aunque bajas, no hacen perder el foco respecto al objetivo de disminuir el consumo problemático de alcohol y otras sustancias ilícitas. En resumen, de 2 mil 100 maulinos que respondieron el cuestionario en línea, 44,4% afirmó que disminuyó el consumo de alcohol, mientras que 18,5% lo aumentó. En cuanto al uso de Marihuana, 31% lo aumentó y 27% bajó.

¿Qué resultados hay para la región respecto a la encuesta que midió el consumo de alcohol y drogas en emergencia sanitaria?
“Acá en la región validamos cerca de 2 mil 100 personas que nos contestaron esta encuesta y tuvimos resultados en la región. Recordemos que esta fue una encuesta que se hizo de manera online y a mayores de edad.

Nosotros medimos principalmente las drogas que más se consumen en el país y los resultados que tenemos para la Región del Maule y primero, lo ideal fue saber cuál fue la droga más consumida en el país, que es alcohol y la marihuana. En el alcohol, nos respondían tres cosas. En todas las drogas medimos, si es que consumían más, igual o menos que antes de la Pandemia. Es decir, si había cambiado su patrón de consumo.

En el alcohol, el 44,4% de las personas acá en el Maule, nos dijeron que su patrón de consumo era de menor consumo que antes de la pandemia y un 18,5% nos dijo que había aumentado su consumo de alcohol. Cifras muy análogas a los comportamientos que hubo a nivel nacional.

En la Marihuana, un 31% dice que aumentó su consumo y un 27% que había disminuido su consumo. Son cifras que vienen a vislumbrar como son los comportamientos de las personas. Acá tenemos una gran cantidad de personas que nos dieron su respuesta y asimismo, viene a desmitificar muchos preconceptos que teníamos en relación a lo que estábamos viendo en algunas redes sociales o en la televisión, respecto al comportamiento del consumo de alcohol”.

Justo en redes sociales se ha sostenido que el consumo de alcohol ha incrementado por la situación que conlleva la emergencia sanitaria ¿Es así?
“Lo que ocurre es que cuando tú les preguntas a las personas que por que están consumiendo más alcohol, por ejemplo, podemos ver que generalmente es por ansiedad, estrés o motivos psicoemocionales. Pero solo un 18,5% de la región está consumiendo más. Acá la principal noticia es que un 44,4% está consumiendo menos. Y cuando les preguntamos a las personas por que están consumiendo menos alcohol, la primera respuesta por lejos, acá en la región, el 41,2% es porque tenían menos oportunidades para consumir alcohol.

El patrón de consumo en Chile, en tiempos de pandemia y no de pandemia, está relacionado con un consumo social. Es decir, juntas con los amigos, fiestas familiares, con los vecinos, en la casa, es decir, mucho consumo de alcohol después del trabajo. Eso, al estar condicionado por motivos de la pandemia, hemos tenido menos oportunidades para consumir alcohol. Por eso es que las personas, un gran trecho 44% consumen menos y de ellos, 41% te dice que lo hace porque tiene menos oportunidades.

La segunda razón que a nivel nacional dieron de por qué se estaba consumiendo menos alcohol, tenía relación con motivos de salud. Muchos preocupados por su salud, por el futuro y la tercera, por motivos económicos”.

La encuesta no midió a jóvenes en edad escolar, siendo ellos, grupo vulnerable ¿por qué?
“Lo que ocurre es que, a nivel mundial no se hacen encuestas ni estudio en esta materia – durante la pandemia- especialmente por una cosa. Lo que ocurre es que para tu estudiar patrones de comportamiento en prevalencias de consumo de alcohol y drogas en menores, primero, hay estrictos protocolos de seguridad que tú tienes que seguir. Es decir, seguridad de la información y anuencia de los padres.

Nosotros cuando levantamos encuestas de población escolar en tiempo normal tenemos que avisarles a los padres que vamos a hacer esto en los establecimientos educacionales y no se puede hacer de manera diferente o de manera remota. Es por eso que esto fue limitado a los adultos”.

¿Qué le recomiendan al grupo de la población que actualmente elevó su consumo en tiempos actuales?
“En el tema de alcohol, por ejemplo, no consumir en horas diferentes en las que se acostumbra a consumir. No consumir delante de los niños. No tener alcohol a la vista. No sobre stockearse de alcohol, o sea, si usted sabe que tiene alcohol disponible, va a consumir más. También saber que menos cantidades, es mucho mejor que grandes cantidades. Cuidar la salud y entender que esto es algo pasajero”.

¿Intensificó la lucha contra el consumo problemático de alcohol los períodos críticos en el país como estallido social y pandemia?
“La prevención y tratamiento es un trabajo constante, que al igual que todo el país se ve estresado por los factores exógenos al accionar propio. Es decir, el tema de la prevención del consumo de alcohol y otras drogas y del tratamiento, especialmente en niñas y adolescentes que es un problema gravísimo en el país.

Establecer por ejemplo, que en Chile, nuestros jóvenes entre 13 y 18 años son los principales consumidores de alcohol, Marihuana, Pasta Base, Cocaína y tranquilizantes sin receta médica de todo el continente americano. Es decir, desde Canadá, hasta Tierra del Fuego. Ese es un problema gravísimo, que efectivamente, al igual que el resto de los elementos de la sociedad, del Estado, de los privados, de la vida familiar, se ha visto afectado por el Estallido Social y la pandemia. Eso, no solamente en Chile, porque el tema de la pandemia ha afectado a todo el mundo.

Ya en Chile teníamos una situación muy grave, especialmente en niños, niñas y adolescentes. En Marihuana, nuestros niños de segundo medio -entre 15 y 16 años- consumen cuatro veces más Marihuana, que los jóvenes entre 15 y 16 años de Holanda. Entonces, tenemos cifras muy preocupantes, que al igual que el resto de los condicionamientos sociales del país, de los indicadores sociales, van a verse influidos por la pandemia y Estallido Social”.

Por la contingencia ¿Incrementó la venta por delivery de alcohol o de drogas a través de aplicaciones de citas? ¿Cómo monitorean ello para que no llegue a jóvenes?
“Esa realidad, efectivamente está presente a nivel nacional y a nivel regional. Ahora, está un poco sobredimensionada, en cuanto a la cantidad efectiva de alcohol que acceden mayores y menores de edad, respecto al volumen general. De hecho, nuestra encuesta está como uno de los factores de cambio de patrones de adquisición del alcohol, pero no es de las primeras tampoco. Es importante porque especialmente, en el tema del delivery más allá de que son muchos o pocos, nosotros estamos preocupados de que a un joven adquiera o se le suministre alcohol a través del delivery.

Por eso es que el año pasado comenzamos un trabajo en una mesa que convocamos para con los delivery – los principales del país- porque nosotros quisimos que elevaran sus estándares para evitar al máximo que los menores de edad se les suministre alcohol. Porque hay que recordar que en nuestro país está prohibida la venta obsequio o suministro de alcohol y está penado por la ley de alcoholes, que es taxativa para hacerlo”.

En la región aumentaron 4,6 veces las denuncias de grupos delictuales vinculados al tráfico de drogas. Habría entonces una adaptación de estos sectores a la realidad que se vive actualmente, es decir ¿Hay más acceso de drogas en los mismos barrios donde viven?
“Nosotros estamos dedicados, dentro del mercado de la droga, a la demanda, que tiene que ver con el consumo, especialmente, niños, niñas y adolescentes. En cuanto a la oferta, que está a cargo de las políticas públicas, también en el Ministerio que nosotros dependemos, que es el del Interior, especialmente, la persecución penal, que se hace a través del Ministerio Público y las policías en la investigación o prevención, esto es un ecosistema que funciona de una manera integrada.

Lo que ocurre en la oferta, efectivamente repercute en la demanda. Este fin de semana se espera una reunión muy importante con la plana mayor de la Brigada Antinarcóticos de la Policía de Investigaciones. No solamente por lo que dio a conocer el Observatorio con el Narcotráfico, sino que nosotros constantemente estamos viendo cuales son los cambios que hay en el territorio respecto a la oferta de la droga. Es decir, que droga se están ofertando más, que nuevas drogas se están dando en el país.

Tenemos que ver que está pasando en la pandemia, puntualmente pero también lo que va ocurriendo en el territorio, porque lo que pasa en los ciclos propios de las mediciones de todas las ciencias sociales, es que muchas veces se empieza a constatar en las herramientas o instrumentos, con mucha posterioridad o retraso, en la medición del comportamiento posterior a la realidad”.

¿Hay preocupación desde el Ejecutivo?
“Siempre. Nosotros nos despertamos y nos acostamos preocupados por el problema que existe en el consumo de alcohol y otras drogas, especialmente en niños, niñas y adolescentes. Los consumos de Marihuana, Cocaína, Pasta Base, tranquilizantes sin receta médica, de los jóvenes chilenos son los número uno de América y eso nos tiene preocupados, porque tenemos que trabajar desde la prevención.

Desde el año 2010, el consumo de Marihuana ha ido en aumento en los jóvenes y ha ido decreciendo la percepción de riesgo. Pero, ¿Que ocurrió en 2010? Allí ocurrió el legítimo debate sobre la legalización de la Marihuana. El problema es que durante casi 10 años solamente estuvimos dando un tipo de información a los niños, niñas y adolescentes, diciéndoles que la Marihuana era inocua, que era una droga blanda.

Incluso, han querido decir que puede sanar y es por eso que nosotros creemos que no solamente la acción de Senda y de todos los actores tiene que ver no solamente con los programas preventivos, sino que en el mensaje en esta materia es determinante. El mensaje aquí es, no sigamos engañando a nuestros niños digamos la verdad, nuestra obligación como padres y como Estado es decir la verdad, no ser indiferentes. No puede ganar el mal, tiene que ganar el bien y eso será cuando les empecemos a decir la verdad, que es que la Marihuana les hace daño, les trunca sus vidas e incluso, les puede llegar a matar”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here