Brasil tuvo en 2019 sus mayores ventas de vehículos de los últimos cinco años

En diciembre fueron comercializados 262.737 vehículos nuevos en Brasil, equivalentes a un incremento del 12,04%

Las ventas de vehículos nuevos en Brasil subieron un 8,65 % en 2019 con respecto al año anterior, hasta alcanzar las 2.787.855 unidades, entre automóviles, comerciales ligeros, camiones y autobuses, lo que supone el mejor desempeño desde 2014, informó la patronal.

El resultado refleja la recuperación definitiva del sector al enlazar tres años seguidos con un crecimiento positivo, según los datos divulgados por la Federación Nacional de Distribución de Vehículos Automotores (Fenabrave).

En diciembre fueron comercializados 262.737 vehículos nuevos en Brasil, equivalentes a un incremento del 12,04% frente al mismo mes de 2018 (234 mil 505 unidades) y del 8,44 % en la comparación con noviembre pasado (242 mil 299).

El presidente de Fenabrave, Alarico Assumpção Junior, dijo en un comunicado que 2019 fue el año de la «consolidación de la recuperación del sector» debido, entre otros factores, a la caída de la tasa básica de intereses, que está en el mínimo histórico del 4,50% anual, así como de los «índices de morosidad y desempleo».

Ello provocó, según el directivo, «un aumento de la confianza del consumidor y, también, del empresario brasileño» y como consecuencia, «impulsó la oferta de crédito», algo que «debe continuar en 2020».

«Por eso confiamos en un nuevo ciclo de crecimiento, aunque este sea moderado», con una subida de las ventas del 9,67% frente a las obtenidas en 2019, según sus cálculos.

En opinión de Assumpção Junior, las expectativas de crecimiento para 2020, que el Banco Central de Brasil sitúa en el 2,2%, generarán «más empleos y crédito a la población».

«Contamos con factores esenciales para el crecimiento de las ventas de vehículos, por eso, podemos mantener una visión optimista para 2020», indicó el presidente de la patronal.

Brasil aún capea con los efectos de la grave crisis económica vivida entre 2015 y 2016, cuando el producto interno bruto (PIB) se desplomó unos siete puntos porcentuales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here