Bolsas plásticas más cerca del fin

En el caso de Talca y de las principales comunas de la región, la gran mayoría de las municipalidades había comenzado hace años restringiendo la entrega de bolsas plásticas en los grandes comercios.

La naturaleza y el medio ambiente han tenido un “respiro” en estos tiempos de pandemia, por cuanto, debido a las medidas restrictivas de movilidad y distanciamiento social, ya que ante el fuerte descenso en el uso de medios de transporte y el confinamiento del ser humano, los restantes seres vivos han recuperado sus espacios.

Así lo demuestra la presencia de animales en lugares donde antes era impensados, como sectores residenciales aledaños a zonas montañosas. En el caso de Chile, así ha quedado de manifiesto cuando los pumas han bajado a zonas habitadas, dejando en claro que reclaman sus espacios hoy tomados por el hombre.

Algo similar ocurre con la contaminación ambiental, por cuanto la obligada suspensión de labores en industrias que son fuentes fijas de emisión de gases de efecto invernadero, sumado al menor uso del transporte público y privado, han dejado ver un cielo azul y transparente, algo casi olvidado en las grandes ciudades del mundo.

En ese contexto, entró en vigencia este lunes la ley que prohíbe el uso y venta en todo el comercio de las bolsas plásticas, las cuales eran entregadas a los clientes para el transporte de mercaderías. Esta medida cubre por igual a todo el comercio, sea mayorista o minorista, sin excepción y con vigencia inmediata en todo el país.

Las únicas excepcione son las bolsas plásticas en que se envasan alimentos –ya sea frescos o en otro estado-y aquellas en que su uso sea necesario por razones higiénicas o para evitar el desperdicio. Las municipalidades son las encargadas de fiscalizar el cumplimiento de las obligaciones previstas en la ley, bajo la aplicación de multas.

De hecho, la entrega de bolsas plásticas en el comercio será sancionado con multa a beneficio municipal de hasta cinco unidades tributarias mensuales por cada bolsa entregada, lo cual debe ser determinado por el Juzgado de Policía Local. Para ello, se modificó la ley orgánica y se incluyó esta nueva competencia jurídica.

Al momento de resolver posibles sanciones, la ley obliga al juez a considerar las siguientes circunstancias: el número de bolsas plásticas de comercio entregadas; la conducta anterior del infractor, es decir, si presenta condenas por otras infracciones, sean similares o no; y la capacidad económica del infractor.

A su vez, la ley considera que el Ministerio del Medio Ambiente promoverá e implementará programas de educación ambiental dirigidos a la ciudadanía. Allí se deberán analizar las consecuencias del uso de bolsas plásticas en el comercio y su impacto en el ecosistema, incluyendo reutilización y reciclaje.

En el caso de Talca y de las principales comunas de la región, la gran mayoría de las municipalidades había comenzado hace años restringiendo la entrega de bolsas plásticas en los grandes comercios, por lo cual, la ciudadanía está acostumbrada a portar sus propias bolsas, lo cual ahora deberá ampliar a todo tipo de comercio.

Se trata, sin duda, de un paso importante en el camino de ser un país que no solo aporte a mitigar la contaminación generada por las personas, sino también que avancemos en mitigar la huella de carbono que dejan todas las personas, a través del uso de medios de transporte que funcionan utilizando combustibles fósiles.

Pero no es lo único, porque en el tema de fondo, debemos de a poco ir cambiando la matriz energética, pasando a fuentes renovables, cuyos proyectos –además- respeten las comunidades locales y se focalicen en las ventajas comparativa de cada región. Así podremos heredar un Chile más limpio a las nuevas generaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here