Bienes raíces

Los efectos de largo plazo de la pandemia están haciendo que dueños y operadores de bienes raíces consideren los cambios de hábitos de los consumidores. En cuanto a bienes raíces comerciales se están reconsiderando los espacios de plantas abiertas, códigos de construcción, nuevas regulaciones de sistemas de climatización y cálculos de metraje por persona que probablemente cambiarán y tendrá efectos en la industria completa.

Otro ejemplo son los baby boomers, ellos necesitarán vivir de forma asistida y el miedo por el Covid-19 los hará resistir en sus viviendas actuales unos años más. Las viviendas para atender adultos mayores se adaptarán para tener más espacio personalizado y medidas de bioseguridad.

La pandemia también afectará la demanda de otros bienes inmuebles, como propiedades hoteleras y arriendos de corto plazo. La reducción de viajes de negocios y de placer, fundamentalmente en turismo local, el teletrabajo y videoconferencias harán un giro hacían plataformas digitales de arrendamiento de corta estadía.

El ecommerce está ganando terreno considerablemente, afectando otro nicho de bienes raíces industriales como las bodegas y mini bodegas, y las cocinas tipo cloud (compartidas).

La profundidad y la amplitud del impacto económico en el sector inmobiliario son inciertas, al igual que la escala de la catástrofe humana de la pandemia aún no se ha visto. Sin embargo, los cambios de comportamiento que llevarán a que un espacio significativo se vuelva obsoleto en un entorno posterior al coronavirus parecen inminentes. Dado el potencial de cambios transformadores, los actores inmobiliarios tomarán todas las medidas inmediatas para mejorar sus negocios, pero también vigilar un futuro que podría ser significativamente diferente.

Yuval Ben Haym
Director Regional de RE/MAX Chile

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here