Bienes Nacionales abrió terrenos fiscales para apoyar a ganaderos afectados por la sequía

publicado por

Avatar
20 de diciembre de 2019
130
El Potrero Lo Aguirre estará disponible para el pastoreo de animales provenientes de zonas en emergencia por sequía.

En el marco del traslado de 200 animales de ganado desde la Región Metropolitana al Maule producto de la crisis hídrica que afecta a la zona central del país, el ministro de Bienes Nacionales, Julio Isamit, anunció un convenio de colaboración junto al Ministerio de Agricultura, para poner a disposición 21 inmuebles fiscales con una capacidad de 30 mil 900 hectáreas de pastoreo, para apoyar a ganaderos y agricultores afectados por la sequía.

“Como Ministerio de Bienes Nacionales estamos muy contentos de disponibilizar estos terrenos para hacer frente a lo que se ha llamado como un terremoto silencioso y apoyar a los más afectados por la sequía como son los agricultores y ganaderos”, dijo.
El secretario de Estado informó que estos 21 inmuebles están ubicados en las regiones de Maule, Ñuble y Biobío, añadiendo que, por diversas circunstancias, son los lugares más propicios para recibir el ganado afectado provenientes de las regiones del centro y norte del país.

Por su parte, el seremi de Bienes Nacionales, Enrique Gómez, destacó la importante medida, afirmando que “en nuestro caso ponemos a disposición el campo más grande, en el sector Potrero Lo Aguirre y que tiene 15 mil hectáreas de superficie. Estará disponible para todos los chilenos afectados por este terremoto silencioso que ha significado la crisis hídrica que afecta al país”.

“Queremos expresar satisfacción por poder ayudar a mitigar un poco este problema. Hay un campo de veranada muy bonito y de muy buena calidad de pasto, así es que creemos que, de alguna forma, se está poniendo a disposición de la comunidad un inmueble que es de todos los chilenos”, añadió.

En el caso de la Región de Coquimbo, también beneficiada por este programa, se trata de una zona que vivió uno de los inviernos más secos en los últimos 60 años, alcanzando un déficit de precipitaciones de un 89%, afectando a la agricultura y, por ello, a la producción de forraje para el ganado. Por esta situación se inició una serie de acciones para mitigar las necesidades de los crianceros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here