Baja demanda también afecta feria itinerante de verduras

Al menos a la mitad han reducido los ingresos de los feriantes las últimas semanas. Mientras trabajan, algunos compraron implementos para prevenir contagios

En el sector La Florida, funciona la feria dos veces a la semana, y ofrece productos frescos y de la zona.

Debido a la pandemia, en la capital regional están vigentes restricciones en el horario de funcionamiento del comercio los días de semana, sin embargo, existen dos tipos de establecimientos que se exceptúan de esta medida: los expendedores de alimentos y farmacias, por tratarse de insumos de primera necesidad.

“Bien es sabido que se han restringido horarios y actividades, pero la alimentación y las farmacias se mantienen sin alterar su funcionamiento. Estas ferias lo que venden son productos de alimentación. Hemos sugerido, a través de nuestro Departamento de Inspección que mantengan las distancias entre un comerciante y otro para que no se generen aglomeraciones entre los vecinos”, afirmó el alcalde de Talca, Juan Carlos Díaz, respecto a las condiciones de trabajo de este tipo de comercio.

Así dispuesto, la feria itinerante de verduras y frutas –conformada por vendedores del Centro Regional de Comerciantes y Emprendedores (Crece)- sigue funcionando en los mismos sectores de la ciudad donde fueron autorizados por el municipio.

La diferencia ahora es que trabajan con un horario más corto y utilizando algunos implementos como mascarillas y guantes para atender a los clientes que prefieren comprar en estas pequeñas ferias.

En total, son 17 los comerciantes los que laboran los lunes y jueves en la villa Magisterio, los martes en la villa Bicentenario, el miércoles y sábado en el sector La Florida y los viernes en villa Don Sebastián.

Actualmente, cierran a las 20.00 horas y hay feriantes que por precaución solo trabajan dos veces a la semana.
Patricia Urrutia, comerciante, explicó que por prevención hay días que prefiere no trabajar y cuando lo hace procura usar mascarilla y guantes para así reducir posibilidades de contagio, pues siendo madre de niños teme ponerlos en riesgo.

“Por nuestra cuenta empezamos a comprar las cosas (para proteger), porque la municipalidad hasta el momento nada. Siempre hemos estado alertas con todo. La gente del barrio se da cuenta, dicen que tenemos que prevenir para atender al público”, dijo Bernardino Maureira, presidente de la feria itinerante.

BAJAS VENTAS

Al menos a la mitad, calcula Maureira, se ha reducido la venta en las ferias al aire libre que se instalan en algunos sectores de Talca. Los comerciantes atribuyen el cambio al temor latente entre la población de salir y contraer el nuevo virus.

En el sector La Florida, por ejemplo, los puestos los ordenan a un costado de un supermercado, lo que en condiciones normales hace de esa ubicación un sitio estratégico para atraer clientes. Pero las últimas semanas la demanda ha ido cayendo progresivamente.

“Han estados malas las ventas. La gente anda de carrera, apurada, comprando con miedo”, describe Claudio Cutiño, otro integrante de la feria itinerante.

Con todo, ellos asumen que los próximos días podrían enfrentarse al cierre temporal, de acuerdo a como avance la pandemia. “Tenemos que esperar lo que digan las autoridades. Si dicen que hay que cerrar, cerramos”, afirmó Cutiño.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here