Ayuda para la clase media de Linares

“La clase media también tiene necesidades y, muchas veces, hay vergüenza de pedir. Hay problemas graves. Todo el aporte se concentra en las personas más sencillas. Eso no es malo. Lo malo es que no llega a nosotros que también tenemos necesidades”.

En el pasaje Las Estepas de la Villa Las Vegas comenzó -durante la semana- la entrega de alimentos casa por casa en la ciudad de Linares. El programa es financiado por la municipalidad y considera la donación de víveres a los 35 mil hogares de la comuna tanto del área rural como urbana independiente de su condición social o económica.

Personal de Seguridad Pública se trasladó, pese al intenso frío matinal, hasta el lado poniente de la comuna. Con el resguardo de Carabineros de Linares los funcionarios comenzaron a repartir los insumos.

“Acá somos de clase media. La situación está muy difícil, no hay trabajo y los que más sufren son los niños. Hay muchas necesidades y por eso este aporte es bienvenido”, dijo una de las vecinas.
En otro rincón un jefe de hogar dijo que había incredulidad, “dado que se hacen muchos anuncios, pero no se concretan en la práctica. Tenía dudas. Me parece genial que hayan llegado con este aporte a mi casa”, comentó.

Una adulta mayor expresó que “el principal problema son los niños, hay mucha carencia y esto tiene relación con la pandemia. Se han perdido muchas fuentes laborales y no hay dinero. Así que agradecidos”, añadió.

Finalmente, quizás en la reflexión más llamativa, una de las vecinas expresó que “la clase media también tiene necesidades y, muchas veces, hay vergüenza de pedir. Hay problemas graves. Todo el aporte se concentra en las personas más sencillas. Eso no es malo. Lo malo es que no llega a nosotros que también tenemos necesidades”.

En el recorrido ninguna de las personas rechazó el aporte o devolvió los alimentos. Cada caja tiene un kilo de porotos, un kilo de garbanzos, 2 paquetes de tallarines, un paquete de pastas “corbatitas”, un kilo de arroz, 4 salsas de tomate, un jurel, un aceite, un kilo de azúcar, 5 kilos de harina, medio kilo de levadura seca, una caja de té de 100 bolsas, 2 kilos de leche, un kilo de sal y una mermelada.

Se trata de uno de los pocos beneficios, quizás el único, que ha llegado a todos los linarenses sin ningún tipo de distinción.

En el recorrido participó el administrador municipal John Sancho quien personalmente entregó algunos aportes. “Hemos visto que la situación económica de las familias, en los últimos 180 días ha cambiado considerablemente, es por eso que este equipo liderado por nuestro alcalde Mario Meza tomó la decisión de poder llegar a cada hogar con esta canasta familiar. Sin lugar a duda le dan la posibilidad al propio vecino que conoce la situación en su núcleo familiar o en su barrio de quién ha sido más golpeado por esta pandemia, requiera o derive a quienes sí lo necesiten. Ha sido una jornada muy positiva donde estamos resaltando el espíritu de solidaridad de los linarenses”, dijo a Diario El Centro.

Finalmente cabe apelar a la transparencia dado que, durante estos días, llegarán nuevos alimentos por parte del Gobierno central y regional. Es pertinente, por lo tanto, no confundir a la opinión pública y especificar el beneficio que se está entregando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here