Avatares que consolidaron un país libre y soberano

En el presente artículo, variadas evidencias historiográficas testimonian -sucintamente- que la Independencia de Chile se declaró, proclamó y juró el viernes 12 de febrero de 1818 en Talca, Valparaíso y Santiago, simultáneamente.

publicado por

Avatar
3 de febrero de 2020
223
Jura de la Independencia en la Plaza de Armas de Santiago, óleo de Pedro Subercaseaux. Colección del Museo Histórico Nacional.

Es probable que el lector/a sienta menos tedio si lee el siguiente texto a partir de interrogantes. Porque las mismas no son pocas cuando se aborda un tema que parece complejo, enredado, algo incoherente, eventualmente contradictorio, hasta ¿confuso? Y ¿solo del dominio de “unos pocos”?

Perplejidades a las que usted puede intentar dar respuesta desde sus individualidades y diferencias, considerando que cada uno de nosotros analiza e interpreta desde su peculiar prisma aquello que llamamos “realidad”. Comencemos entonces…

¿Por qué en el texto del Acta de Independencia se destaca que se otorgó en Concepción…?
O’Higgins ordenó desde Talca, datar el Acta de Independencia como otorgada en Concepción el 1 de enero de 1818, con el propósito de que la emancipación abarcara la totalidad del territorio, y no solo parte de él, ya que al 12 de febrero de ese año la Provincia de Concepción estaba en manos de los realistas.

Además, existió en esa época la costumbre de retrofechar documentos, haciendo aparecer a quien lo suscribía en otro lugar y fecha. Por tanto, aunque el 12 de febrero de 1818 se declaró, proclamó y juro el Acta en Talca, se retro fechó para hacerlo aparecer como firmado y datado en Concepción, lo que nunca fue tal.

Entonces, ¿dónde se Firmó el Acta de la Independencia de Chile…?
Sencillamente en ninguna parte, porque el documento se imprimió sin las rúbricas de O’Higgins y sus ministros. La única Acta de Independencia existente en el Archivo del Congreso Nacional no tiene rúbrica alguna. El documento que sí tenía las firmas de O’Higgins y de sus ministros Miguel Zañartu, Hipólito de Villegas y José Ignacio Zenteno, se custodiaba en el Palacio de la Moneda hasta el Golpe Militar del 11 de septiembre de 1973, de donde desapareció.

Era una copia caligráfica del original ordenada por el Gobierno de Joaquín Prieto en 1832, habiendo firmado el Padre de la Patria en Perú (no fueron estampadas inmediatamente después de su redacción en 1818).

Pistola del Brigadier General don Bernardo O’Higgins, Comandante en Jefe del Ejército patriota en 1814. Colección del Museo de Historia Militar.

¿Es lo mismo Declarar, Proclamar, Jurar…?
Para intentar bosquejar una respuesta, se debe considerar que los conceptos cobran sentido en una época y lugar. Por tanto, en el denominado período Guerra de Independencia, algunas palabras tenían un significado diferente al que se les atribuye hoy (con nuestra visión de personas del siglo XXI).

En ese contexto, los verbos asociados a la Independencia: Declarar y Proclamar, a inicios del siglo XIX se usaron aleatoriamente para identificar un todo compuesto de varios actos o partes. Es decir, se firmaba un documento que declaraba la independencia y que debía ser proclamado y su contenido jurado (por el pueblo y las autoridades).

¿Qué importancia tiene que se haya Declarado en Talca?
Bueno, aunque se hicieron varias ceremonias de Declaración y Jura de la Independencia en el país, se considera que el acto más significativo y trascendente jurídicamente fue el realizado en Talca, porque en esa ciudad se encontraba la máxima autoridad de Gobierno de la época: el Director Supremo Bernardo O’Higgins, en cuya Plaza de Armas tenía su Cuartel Directorial, y quien además fue artífice y redactor de dicho documento.

Igualmente, puede haber influido el que la urbe fuera considerada como emblemática para ser el escenario de aquella magna ceremonia por los vínculos de O’Higgins con la otrora Villa San Agustín de Talca: a donde llegó a vivir desde los 4 hasta los 10 años, fue bautizado, fue nombrado General en Jefe del Ejército Restaurador, tuvo su Cuartel Directorial, fue herido en Cancha Rayada, etc.

El pintor Cosme San Martín (Valparaíso 1850-Santiago 1906) plasmó el cuadro Jura de la Independencia de Chile cuando habían transcurrido aproximadamente 70 años de aquel hecho real, situando esa ceremonia en la Plaza de Armas de Talca.

¿En qué otras ciudades se Declaró la Independencia aquel día?
Aquella lejana mañana del viernes 12 de febrero de 1818, a través de una Ceremonia Protocolar -a imitación de las Juras Reales que se efectuaron durante la Colonia-, el Acta de Independencia se Declaró, Proclamó y Juró paralelamente en Valparaíso, pero sin el Acta, porque no fue enviada desde Santiago, pese a ser solicitada; en Santiago, en una magna ceremonia descrita detalladamente por don Bernardo Monteagudo en su obra Relación de la Gran Fiesta Cívica Celebrada en Chile el 12 de Febrero de 1818; y en Talca, presidida por la máxima autoridad del país.

Posteriormente la juraron las demás ciudades y pueblos, juramentos que se extendieron hasta el 25 de enero de 1826, cuando en Chiloé fueron expulsados los últimos españoles.

¿Qué antecedentes y reminiscencias quedaron en dicha ciudad sobre aquél Acto Supremo?
Existió un acuerdo previo de los patriotas de Declarar la Independencia el viernes 12 de febrero, no fue al azar; porque en esa fecha se conmemoraba también el primer aniversario de la triunfal Batalla de Chacabuco.

También quedaron múltiples testimonios escritos (cartas, proclamas, leyes, reglamentos, comunicados oficiales como la Gazeta Ministerial de Chile y la Gazeta de Santiago) que corroboran aquel hecho, por tanto, no existió solamente una tradición oral como fuente de aquel acontecimiento, como sí ocurre con la posición de Concepción.


Anverso y reverso de la medalla de cobre conmemorativa del Centenario de la Independencia nacional, el 12 de febrero de 1818.

Además, fue recordado por décadas por el inconsciente colectivo, a través de celebraciones locales cada 12 de febrero; y también en otros lugares, con festejos que incluían fuegos artificiales, desfiles, así como bautizando calles con ese nombre en algunas ciudades del país. De hecho, una de las calles contiguas al Congreso Nacional y que pasa por fuera del Terminal de Buses, en Valparaíso, se denomina 12 de Febrero.

En el Gobierno del Presidente Prieto fue reducida a veintiún cañonazos en las ciudades y pueblos en que existía artillería, al toque de campanas y blanqueo de las casas. No obstante, en 1968, durante el gobierno de don Eduardo Frei Montalva, para el sesquicentenario de la Declaración de Independencia, el Decreto 222 del Ministerio del Interior mandó ordenar el izamiento del pabellón nacional en todo el país ese 12 de febrero.

Testimonio de un pintor: Cuadro Jura de la Independencia de Chile, de Cosme San Martín. Pintado cuando habían transcurrido aproximadamente 70 años del hecho real, situó esa ceremonia en la Plaza de Armas de Talca. En él aparece como telón de fondo la Iglesia Matriz y una típica vivienda de época en lo que es hoy la calle 1 Norte.

En primer plano, y al lado de un pórtico lateral, destaca la figura del Director Supremo Bernardo O’Higgins Riquelme, con su sable envainado y su mano derecha sobre una página de la Biblia; se aprecian un altar -con un crucifico y un cirio con una vela- y un alto prelado de la Iglesia, posiblemente Casimiro Albano Pereira, capellán y vicario del Ejército; a su izquierda se encuentran 2 oficiales de su Estado Mayor con sus espadas cruzadas, en posición de juramentar; en medio de ellos hay un personaje vestido solemnemente de negro; se visualiza un sacerdote, otro oficial, y tres suboficiales del Cuerpo Dragones de la Frontera (tropa de caballería) de los cuales uno sostiene el emblema patrio; varios monaguillos (uno esparciendo incienso) y dos o tres soldados más.

Es indudable que el pintor se informó convenientemente para plasmar en la tela un acontecimiento perdido en la noche de los tiempos, especialmente por su minuciosidad al plasmar cuadros históricos, que lo llevó a ser considerado el más destacado de los pintores académicos.

Jorge Valderrama Gutiérrez – Encargado del
Fondo Histórico y Patrimonial de Talca

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here