Asicent llama a mantener suspendido el horario punta de consumo energético

Según Asicent, el decreto vigente del Ministerio de Energía ha beneficiado a distintos sectores productivos del Maule.

La Asociación de Industriales del Centro (Asicent) hizo un llamado a las autoridades del área de energía a mantener la suspensión del horario punta de consumo energético, medida que fue decretada por el ministerio del ramo en abril pasado y que rige hasta el próximo 31 de mayo.
El horario punta es un sobrecargo que se aplica entre abril y septiembre de cada año para reducir la demanda de energía en horas donde se registra un peak de consumo, esto es entre las 18:00 y 23:59 horas.

El presidente de Asicent, Felipe Rius, indicó que frente a una situación excepcional como la que se está viviendo en el país, es necesario implementar medidas excepcionales, y una de ellas es esta que permite a quienes producen y generan trabajo, poder utilizar energía eléctrica sin recargo después de las 18:00 horas en este invierno.

“El horario punta busca evitar el consumo en horas peak, fijando una tarifa excepcionalmente alta. No obstante, es obvio que esta medida está diseñada para aplicarse en años normales, lo que hoy no está sucediendo debido no solo a la pandemia de Covid-19 sino también a la sequía que está afectando al país. El horario punta tiene un doble propósito, que es, por una parte, restringir el consumo para evitar que los sistemas colapsen; y, por otra, indicar una señal de precios para las empresas que proveen estos servicios de manera que realicen las inversiones que permitan abastecer un período de sobreconsumo. Desde nuestra perspectiva, ambos propósitos no se cumplen, razón por la cual estimamos que se debería liberar esa restricción”, subrayó.
El directivo gremial destacó que se reconoce el esfuerzo del Ministerio de Energía que dispuso por abril y mayo la postergación de la entrada en vigencia de la tarifa de horario punta, pero que considera necesario la medida se extienda al resto del año, considerando que el resultado que muestra el mes de abril -que rigió con esta excepción- es beneficioso para el momento de excepción sanitaria y económica por el que atraviesa el país, al constatarse no solo un leve aumento de la demanda de energía eléctrica comparado con igual mes del año pasado (con horario punta), sino que –además- una disminución en el consumo de energía respecto del mes anterior (marzo 2020), lo que hace pensar que la demanda por electricidad no causará un colapso del sistema al no aplicarse el horario punta.

Además, subrayó que la medida ha tenido algunos efectos beneficiosos, como un aumento de la productividad por readecuación de turnos y disminución de puesta en marcha de equipos; un aumento de la producción por el aumento de turnos de trabajo por mayor disponibilidad de horas; una mayor protección de los trabajadores al redistribuir horarios, poder respetar el toque de queda y enfrentar de mejor manera las sospechas de contagio de Covid-19; una disminución de impactos ambientales al eliminar el uso de equipos diésel y minimizar la generación de residuos; y un impacto económico directo por la eliminación tanto del consumo de combustible para la operación de equipos diésel, como del arriendo de este tipo de equipos. “En definitiva, hay un beneficio para varios sectores productivos”, precisó Rius.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here