“Arte Sano”: fusión de cultura y terapia

Con el fin de unir la artesanía rural y la terapia complementaria, Carolina Fernanda Méndez decidió apostar por este novedoso emprendimiento que, hasta la fecha, ha logrado ayudar a las personas que lo necesitan, además de conseguir aprovechar los recursos naturales del sur del país con la creación de trabajos de arcilla y greda 100% hechos a mano

La artesana constante se encuentra reinventándose, para mejorar sus creaciones y hacer cada día un mejor producto, de calidad.

Adquirir la materia productiva de manera libre, es un orgullo para la emprendedora, y es que, lo que para muchos pasa “desapercibido”, para Carolina es “un regalo de la naturaleza”. A sus 39 años de edad, casada y madre de dos hijos, está convencida de haber tomado la mejor decisión al dejar atrás la ciudad de Santiago hace cinco años.

Decirle adiós la vida urbana no fue fácil, sin embargo, esto le permitió encontrarse consigo misma y descubrir habilidades que desconocía. Los alrededores del embalse Digua, -sector ubicado dentro de la comuna de Parral-, fue la zona elegida para empezar de cero. Inmersa en el bosque nativo, con un camino “totalmente gredoso y de difícil acceso de principio a fin”, se encontró llena de obstáculos que pronto se convertirían en su mayor descubrimiento.

“Cuando llegamos acá, la primera dificultad fue que no teníamos agua, intentamos buscar soluciones a través de un pozo, pero para nuestra sorpresa, el agua nunca salió. En su lugar, emergió una tierra extraña de color plomo que al secarse se volvió blanca, justo en ese momento creció mi curiosidad, ya que no entendía cómo era posible tanta diversidad en un mismo lugar”, detalló.

Descubrir que esta tierra era moldeable le despertó grandes ideas, a partir de allí comenzó a crear esculturas, actividad que le sirvió de terapia y relajación, al tiempo que aprovechaba la materia prima brindada por la naturaleza.

INTENTO FALLIDO

Al descender de una familia artesana de expertos restauradores de tapices y alfombras antiguas, tenía gran afinidad por la cultura y el arte, sin embargo, el área de la alfarería era “territorio desconocido”. Por ello, obtener los resultados que hoy reflejan sus trabajos artísticos no fue tarea fácil.

“Trabajar con arcilla fue complicado. Yo diría que fue en los últimos tres años cuando pude perfeccionar la técnica y lograr un producto consolidado. No tenía conocimientos y la arcilla por si sola no permite plasticidad y se tiende a quebrar, fue justamente lo que ocurrió. A la primera lluvia todos mis trabajos se desvanecieron”, recordó.

Pese a la frustración de ese fracaso, la emprendedora y terapeuta no se dio por vencida y comenzó a buscar herramientas para aprender a trabajar la tierra. “Costo mucho para que alguien me diera ayudara ya que no tenía los recursos en ese momento, pero un día me contactaron de la Universidad de Concepción y allí, Sebastián, Ezaul, Pilar y mis amigos Carolina y Guillermo me orientaron”, relató.

DESAFIO SUPERADO

Luego del tiempo aprendió la complejidad del trabajo. El secado, decantación, amasado, (entre otros procesos que requiere la arcilla para ser moldeable y crear piezas duraderas), consta de varias etapas. Pero para hacerlo diferente, Carolina decidió hacer su trabajo 100% a mano. “Al trabajar con arcilla, estamos rescatando tradiciones, es recordar cuando éramos niños y jugábamos con tierra”, detalló.

Hacer sus creaciones sin electricidad ni instrumentos que facilitan la alfarería, le permitió darles un sello rustico y autentico a sus creaciones, uniendo la terapia enriquecedora que se obtiene en el proceso de elaboración. “Soy conocida en Parral porque me dedico al arte terapia, especialmente sobre los hermanos menores de las familias: gatos o perros. La gente me busca para hacerles replicas con mi arcilla”, reveló.

 RURALMENTE TERAPEUTICOS

Las “mini esculturas” conectadas con la terapia, el trabajo con memorias como recuerdos para el sector rural, figuras con el sentido campestre que unen lo nativo y la fauna, son algunas de las obras que, sin el uso de moldes, crea doña Carolina.  Cada producto es único con diseños y colores distintos, que la han dado a conocer en todo Chile.

“Cada producto que yo realizo tiene un significado y valor emocional, cada vez que trabajo con las personas lo hago de manera personal, es un sentimiento que está allí, mis trabajos tienen bajo costo porque no me gusta lucrar con las emociones, esa es la gracia de la terapia, yo los ayudo y ellos me ayudan, son parte del proceso de creación y en conjunto vamos interactuando. Así de esta manera viene la magia y se logra crear lo que buscan de su amigo fiel”, explicó.

La terapia con las mascotas le llena plenamente, la alegría de las personas al ver el resultado de sus obras son su mayor satisfacción. “Es allí cuando se establece una conexión con la cultura, la tierra y las emociones reflejadas en mi trabajo. Los que adquieren las piezas y son parte del proceso, se sienten plenos y satisfechos con el resultado”, celebró.

Llevar bienestar a las personas que lo requieran es la principal misión de “Arte Sano”, emprendiendo que lleva cinco años en crecimiento.

 FRENTE A LA CONTINGENCIA

Instituciones como Prodemu, han sido claves en su trayectoria ya que la han enseñado a ampliar su mercado laboral, apoyo que sigue vigente sobre todo en tiempos de crisis. “El estallido social y ahora el coronavirus, ha frenado mi trabajo ya que dependo del turismo y de las exposición y ferias rurales, pero gracias a la campaña Prodemu Escucha he recibido apoyo emocional y una ventana que nos ayuda a buscar opciones”, explicó.

Carolina revela que actualmente las ventas se están llevando a cabo de manera online, para lo cual han implementado diversas plataformas a fin de incrementar sus ventas. Para la artesana, este es el tiempo en el que los emprendedores deben reinventarse y darles un giro a sus ideas, a fin de seguir trabajando en pro del bienestar de sus negocios.

Facebook: Arte-Sano
Instagram: arte_sano_nomade
Correo: nativascentro@gmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here