Anticonceptivos en tiempos de pandemia: ¡No dejes de usarlos!

Desde la llegada del primer caso de Covid-19 a Chile, en marzo pasado, la vida de los chilenos ha cambiado enormemente, incluyendo la sexualidad. Pese a esto, Paula Molina, químico farmacéutico, asegura que dejar de ingerir las píldoras anticonceptivas podría traer consecuencias negativas en la salud femenina

“Las píldoras anticonceptivas representan un gran aliado ante los diferentes problemas hormonales de la mujer, por ello es de gran importancia continuar su ingesta”.

El confinamiento ha obligado a muchos a permanecer en casa durante semanas. Hay quienes estando en pareja, han incrementado su actividad sexual, situación que -según expertos- resulta saludable, siempre y cuando, el acto se realice con la pareja con la que se vive, para evitar el contagio.

Paula Molina, explicó que la mejor manera de prevenir el Covid-19 es tratar de evitar tener contacto físico cercano con alguien con quien no se vive, recomendando mantenerse alejados de toda actividad fuera de casa. El escenario es diferente para quienes, por estar lejos de su pareja, han optado por dejar de ingerir las píldoras anticonceptivas, situación que puede traer consecuencias negativas, sobre todo, “si los fármacos forman parte de un tratamiento hormonal”.

“Todo tratamiento indicado por un especialista no debiese sufrir variación durante esta pandemia, incluyendo la toma de anticonceptivos orales, se tenga o no una pareja estable. El cese o variación de estos tratamientos podrían traer consecuencias que, si bien no son graves, pueden generar importantes molestias a las mujeres que los toman”, indicó la especialista.

 CONSECUENCIAS

Los primeros síntomas que comienzan a surgir cuando una mujer deja de consumir píldoras es volver a tener periodos más largos, irregulares o dolorosos, ya que -en muchos casos- “la ingesta de anticonceptivos regula el periodo menstrual, evitando el engrosamiento del endometrio -que causa fuertes cólicos-, y las consecuencias del síndrome pre-menstrual (SPM) como la irritabilidad, tristeza, alteraciones del sueño o dolores de cabeza”.

Estos molestos síntomas pueden empeorar durante los primeros meses desde que se dejan de tomar las anticonceptivas, es por ello que lo mejor es continuar ingiriéndolas. Otro indicio frecuente son alteraciones en la piel, ya que la mayoría de las píldoras disminuyen la producción de testosterona, dejando la piel más limpia, seca y sin poros obstruidos.

De acuerdo a la facultativa, en muchos casos “las píldoras se presentan como un buen aliado al tratamiento para controlar el acné, que volvería a aparecer al suspender la ingesta, ya que la piel tendrá un mayor nivel de oleosidad. También podría surgir una mayor cantidad de vellos indeseables al no verse limitada la producción de hormonas, por lo que es fundamental persistir en el consumo de estas píldoras”.

De acuerdo al Ministerio de Salud, el método anticonceptivo hormonal es el más conocido y usado en Chile, alcanzando casi al 17% de la población femenina, por lo que las indicaciones son no interrumpir su ingesta a no ser que el médico tratante lo indique. “Hoy debemos trabajar en no provocarnos problemas o malestares que pueden afectar nuestra salud. Apelamos al autocuidado”, finaliza Molina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here