Ante crisis económica universidades piden mayor apoyo estatal para la educación superior

El rector Álvaro Rojas ha advertido ante la opinión pública nacional el complejo escenario económico que pone en riesgo la estabilidad financiera del sistema universitario del país y, a través de ello, la generación de nuevo conocimiento. También, ha pedido al gobierno “más sensibilidad con las familias que se han empobrecido.

publicado por

Avatar
12 de julio de 2020
146

El escenario de crisis económica producto de la pandemia por Coronavirus representa un difícil panorama para las universidades, cuya estabilidad financiera está en riesgo a causa de la disminución de sus ingresos debido a una serie de factores: el retiro de alumnos, estudiantes que presentan problemas para el pago de aranceles, por medidas de flexibilización de pagos y el aumento de gastos para atender la contingencia actual.

A esta preocupación se suma la inquietud que genera en el sector el proyecto de ley presentado por un grupo de parlamentarios, el cual busca la prohibición de cobro de aranceles por los servicios de educación superior durante 180 días, sin compensación alguna para las instituciones.

Rectores de diversas casas de estudio han advertido que, de aprobarse esa iniciativa, implicará graves consecuencias en la estabilidad financiera de este sistema y también en su capital humano, la generación de nuevo conocimiento, y la investigación.

El rector de la Universidad de Talca, Álvaro Rojas, ha hecho pública la postura de la institución para visibilizar ante la opinión pública la compleja situación económica por la que atraviesa el sector.

Según la autoridad si bien las universidades son conscientes de que hay muchas familias que han perdido sus empleos y, por ende, no pueden costear la educación de sus hijos e hijas, o estudiantes que no pueden trabajar y pagar sus aranceles, “lo que corresponde es que se establezca una política pública que permita compensar el menor ingreso que van a tener las universidades, que es significativo. Se estima que este año ascenderá a 161 mil millones de pesos, lo que afecta severamente la estructura financiera de nuestras instituciones”.

Igualmente prioritario, planteó Rojas, es que la política pública “tenga más sensibilidad con las familias que se han empobrecido”.

Ante esta situación, el rector Rojas propuso dos mecanismos para enfrentar la crisis. “El primero es el uso -sin restricciones- del Fondo del Crédito Solidario, cuyos recursos le pertenecen a las universidades según lo dispuesto en la reciente Ley que regula esta materia. Y en segundo lugar, la apertura de un nuevo proceso de postulación y repostulación a becas y a gratuidad, puesto que hoy día ha cambiado la situación social de muchos estudiantes”.

Sin embargo, estas propuestas no han tenido una efectiva respuesta. La crisis se va agravando con el paso del tiempo y las universidades requieren de acciones por parte del Ejecutivo para entregue ayudas concretas a los estudiantes.

“No puede haber indolencia de la política pública al ver cómo las universidades van perdiendo recursos y su capital humano. El gasto se puede ajustar, el gasto corriente, el gasto de operación, eso todas las universidades lo estamos haciendo. Pero lo que no puede ocurrir es que la instituciones que están pensando en el futuro de nuestro país, formando las clases profesionales, pierdan su capital humano de investigación por razones de una falta de política pública”, dijo Rojas.

Y subrayó que “las decisiones del Estado deben ir en ayuda de estas familias, muchas de las cuales pagan con esfuerzo los aranceles de la universidad para que sus hijos se transformen en médicos, ingenieras, abogados, enfermeras, profesores, investigadoras, científicos, en otras palabras en el orgullo de sus padres. Pero también son el capital humano que forjará el futuro de Chile y, por lo tanto, deben ser apoyados por la política pública y por las casas de estudio”.

Situación UTalca
La universidad no ha estado ajena a los efectos de la crisis económica. La disminución de los ingresos y el aumento de gastos operativos para atender la contingencia han dejado a la institución con un déficit de 3.800 millones de pesos, según informó el vicerrector de Gestión Económica y Administración, Carlos Torres, quien explicó que este escenario está dado por diversos factores. Entre ellos, el aumento de los gastos “porque hemos creado beneficios para nuestros estudiantes tales como las 1.500 Becas de Conectividad, entrega de 1.300 notebooks a principios de este año y otros 1.800 que se entregarán próximamente, así como también ayudas extraordinarias que han requerido las personas por diversos motivos”.

Asimismo, se ha invertido alrededor de 1.400 millones de pesos en tecnología para garantizar el correcto funcionamiento de las clases a distancia y la modalidad de teletrabajo. Ello implica la adquisición de nuevos servidores y sistemas de seguridad, así como también el aumento en la velocidad y procesamiento de datos, entre otros proyectos de mejora a la infraestructura informática.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here