Alerta ambiental y emergencia para Linares genera confusión ante medidas preventivas

A esto se suma los descargos del edil ante la ineficacia del alcance de las políticas públicas para mejorar la calidad del aire en el territorio.

Tal como lo indica la página para la medición de la calidad del aire del Ministerio de Medio Ambiente, la comuna de Linares debiese estar en estado de Emergencia.

El decreto de una Alerta Sanitaria Ambiental para la comuna de Linares desde la jornada de este viernes, dejó expuestas incongruencias en el etiquetado y -por ende- en el alcance de las restricciones que se llevan a cabo en la comuna.

Y es que, según referencia el sitio web http://airechile.mma.gob.cl el nivel de contaminación en Linares demanda de un estado de Emergencia, el cual establece la prohibición del funcionamiento de fuentes fijas particulares, comunitarias e industriales que emitan material particulado, a lo que se suman la prohibición de actividades deportivas masivas y actividades físicas al aire libre.

Sin embargo, las orientaciones bajo el alero de la condición de Alerta Sanitaria, solo se limita a realizar recomendaciones y sugerencias, prohibiendo tan solo la emisión de humos visibles originados por leña entre las 18:00 a 23:59 horas.

Desde la Seremi de la Salud explicaron que dicha dicotomía en los etiquetados, conceptos y orientaciones responde al hecho que, en la comuna de Linares, a diferencia de los polígonos Talca-Maule y Curicó-Romeral, no está vigente un Plan de Descontaminación Ambiental -medida autorizada por Contraloría General de la Republica- por lo que el máximo estado que se le puede dictar es el de Alerta Sanitaria Ambiental.

ALCALDE INCONFORME
El alcalde de la comuna, Mario Meza, se mostró disconforme por dichas discrepancias, al sostener que Linares es la comuna más grande existente en todo el Maule Sur, al contar con unos 100 mil habitantes.

“La contaminación es similar a la que tiene Talca y Curicó y no hay un plan de descontaminación implementado por el Ministerio de Medio Ambiente y las alertas sanitarias a la que llama la autoridad de salud no sirven absolutamente de nada, porque solo se limitan a la notificación, dejando de existir la capacidad de fiscalizar a los más de 25 mil hogares”, denunció.

Manifestó que los vecinos de esta comuna no cuentan con la alternativa para evitar el uso de la leña -tanto húmeda como certificada- siendo inconsistente declarar la alerta sanitaria, definiendo la medida como “poco práctica, no resolutiva y poco efectiva”.
En palabras del edil “estas medidas de alertas sanitarias no tienen ningún efecto práctico. La única manera de poder disminuir los niveles de contaminación en el invierno se sustenta en el aumento de la fiscalización y dotar a la comunidad de instrumentos alternativos para una calefacción de fuentes generadoras de combustión lenta y alternativas a las tradicionales”.

FISCALIZACIÓN INSUFICIENTE
Aseguró que los servicios públicos de carácter regional no dan a vasto en un escenario normal, a lo que se debe sumar las agravantes que representa la presencia de la crisis sanitario provocada por la pandemia del covid-19 y la exigente demanda de este recurso humano.

Agregó que la presencia del personal fiscalizador está generalmente focalizada en la ciudad de Talca, siendo casi nula su accionar en el resto de las comunas de la región del Maule, ausencia que se vería agravada la mayor carga de trabajo para estos funcionarios ante la presencia de la pandemia en el territorio.

“Por ejemplo, la Secretaria Ministerial de la Salud no tiene el personal suficiente para fiscalizar las personas que están en cuarentena preventiva o los casos sospechosos de covid-19. Son los municipios los que, en definitiva, pueden llegar a cada uno de los sectores de la región y es ahí donde debiera el Estado focalizar la ayuda para disminuir los niveles de contaminación”, puntualizó.

Criticó además el cronograma de algunas iniciativas, como es el caso del recambio de calefactores, proceso que sugirió que era necesario que el mismo iniciara mucho antes de la llegada del otoño.

SEREMI DE SALUD RESPONDE
En tanto, ante tales cuestionamientos, la seremi de Salud del Maule, Marlene Duran, aseguró que existe una alta disposición por parte del cuerpo fiscalizador de esa seremia, para llevar a cabo las acciones de control aparejadas a la crisis sanitaria a las emergencias medioambientales.

“Claramente el equipo ha tenido mayor cantidad de fiscalizaciones que hacer. Tenemos un equipo afortunadamente bastante comprometido que efectivamente ha estado disponible para realizar todas las fiscalizaciones que se le han solicitado”, indicó.

Especificó que las exigencias y demandas de trabajo a este recurso humano que le ha generado la actual crisis sanitaria no representan un obstáculo para las fiscalizaciones medioambientales, por desarrollarse estas últimas después de las seis de la tarde, dejando el resto de la jornada para los seguimientos a los casos de covid-19.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here