Agricultores piden que no se intervenga el río Mataquito

El bajo caudal del afluente, sumado a las extracciones supuestamente ilegales, obligaron a que Arauco determinara que su planta Licancel suspenda la producción de celulosa

El bajísimo caudal del río Mataquito está provocando severos impactos económicos a toda la cuenca.

Una situación compleja que provoca severos impactos económicos, está afectando actualmente a las comunidades de regantes, agricultores y a una planta de celulosa, todos los cuales utilizan las aguas del río Mataquito que, desde diciembre a la fecha, presenta el caudal más bajo de toda su historia.

Dicha situación, si bien tiene como principal causa el grave fenómeno de la sequía, también se atribuye a supuestas extracciones irregulares desde el afluente, ya sea con motobombas o estructuras que desvían las aguas, lo cual ha sido documentado y denunciado a las autoridades de la Dirección General de Aguas (DGA).

A la vez, el efecto más concreto de este preocupante fenómeno es que la planta de celulosa Licancel, de propiedad de la empresa Arauco, debió paralizar su producción desde el 20 de diciembre. Si bien no se ha despedido a los trabajadores, la empresa se vio obligada a paralizar toda la compra de insumos y de transporte.

VEA AQUÍ INFORMACIÓN ANEXA DE DIARIO EL CENTRO:

Bajo caudal del río Mataquito obligó a que planta de celulosa detuviera su producción

JUNTA DE VIGILANCIA EN FORMACIÓN

Al respecto, el presidente de la Asociación Agrícola Central, Fernando Medina, quien es personalmente uno de los regantes del Mataquito, explicó que para los agricultores de la zona, la opción de una eventual intervención de parte de la DGA estaría descartada, por cuanto afirmó que la situación del afluente no lo justifica.

De hecho, recordó que el río no tiene embalses y que tampoco nace desde la cordillera, sino de la unión de otros dos afluentes. Agregó que la Junta de Vigilancia del Mataquito se constituyó recién hace dos años, por lo cual, incluso todavía no concluye su proceso legal de constitución, faltando que la DGA apruebe sus estatutos.

En este sentido, recordó que en fecha reciente, dicha junta terminó de catastrar en su totalidad los predios que extraen agua para regar desde el río, datos que le permitirán comenzar la fase de regulación del caudal y de las extracciones de agua, para asegurar los derechos de cada regante, según el caudal actual del afluente.

“LO GOBERNAMOS NOSOTROS”

En este sentido, Medina subrayó que “al momento no existen sistemas de regulación del caudal. Los canales son precarios y las estructuras móviles que se instalan son provisorias. Hay muchos canales que tienen más y otros que tienen menos agua. Hay agricultores que están haciendo una segunda siembra, pero no tienen agua”.

“Lo que queremos demostrar es que el río Mataquito, con todas las dificultades que está pasando, igualmente estamos haciendo cosas y la junta está funcionando, tomando decisiones y planificando. Lo peor que nos podría pasar es la intervención del río. El río lo gobernamos nosotros y el agua llega, aunque es muy poca”, dijo.

Medina observó “efectivamente hay extracciones ilegales de gente que no tiene derechos regularizados, pero sí consuetudinarios, porque lleva muchos años cultivando. Aquí nadie ha pedido la intervención. El río se está comportando bien”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here