Abogado Mauricio González: “Creo que la sociedad debe reflexionar sobre estos hechos”

Anunciado el veredicto por el crimen de la talquina cometido en diciembre de 2018, el querellante que representa a la familia enlutada entrega su visión del proceso que se alargó por casi un año

Mauricio González, abogado querellante en el caso por parte de la familia de la víctima.

Ocho personas fueron declaradas culpables por el delito de homicidio calificado de Aylin Fuentes, la mujer de 18 años de edad a quien dieron muerte el 26 de diciembre de 2018 y fue encontrada maniatada y semidesnuda el 6 de enero de 2019 en el río Claro.

Una deuda por drogas –según lo establece el fallo del Tribunal Oral en lo Penal de Talca- fue la razón por la cual el acusado Fabián Jofré ordenó a cuatro menores de edad y al adulto Segundo Rosales ejercer violencia contra Aylin y una amiga suya “lo que incluía, si era necesario, la muerte de las dos jóvenes”.

Por su participación en el hecho, los adolescentes y Rosales fueron acusados como coautores materiales del delito; Jofré como autor inductor y otros dos adultos; María Campos e Ítalo Molina, como encubridores de homicidio.

La fiscalía solicitó presidio perpetuo calificado y perpetuo simple para Jofré y Rosales, respectivamente. Para los menores, la máxima sanción permitida por la ley de responsabilidad penal adolescente, es decir, 10 años de detención bajo régimen cerrado. Por último, para los señalados como encubridores, planteó siete años de presidio para el hombre y cuatro para la mujer.

En el caso del autor inductor, el abogado querellante que representa a la familia de la víctima, Mauricio González, se adhirió a lo planteado por el fiscal Francisco Soto, pero difirió en la pena a solicitar para Rosales, a quien le reconoció como atenuante haber colaborado con la investigación, por tanto, pidió para él 17 años de cárcel efectiva.

Para el próximo 17 de enero está programada la lectura de la sentencia, cuando se conocerán las penas que cumplirá cada uno.

Antes de que eso ocurra, el abogado querellante hace una lectura del proceso del que fue partícipe desde los primeros meses de la investigación.

El juicio terminó a casi un año del hallazgo del cuerpo, como abogado ¿Cómo evalúa este proceso?
“Ha sido bastante difícil. De hecho uno no puede sentir felicidad por un veredicto así. Sí sentimos conformidad, porque hemos visto a la familia sufrir, a la madre y a los hermanos de Aylin. Desde el inicio, cuando todo se veía oscuro y había desesperanza, que ahora, a un año, se termine así la verdad es que nos deja satisfechos por el trabajo realizado en conjunto con el Ministerio Público, también con la policía (PDI), en momentos en que se veía el asunto complicado, pero el tribunal acogió favorablemente la mayoría de las pretensiones que se propusieron”.

En el juicio, una parte de la defensa mencionó el caso de La Calchona, ¿Es comparable?
“Absolutamente no. Tres jueces le han dado valor a las pruebas que presentamos, por lo tanto, aquí no hay ninguna ilicitud. En las audiencias de control nada de eso se alegó, no presentaron pruebas para justificarlo. Que ahora un defensor aparezca alegando la colaboración de uno de los menores de edad me parece contrario a todo lo que se sostuvo durante este año”.

Después de la lectura del fallo, ¿Qué esperan que pase en la sentencia?
“Las alegaciones que hicimos respecto al veredicto son coherente con las penas. Más allá de las modificación que hicimos, mantuvimos todas las pretensiones punitivas, salvo con Segundo Rosales. Esperamos que el tribunal las acoja por los fines que hemos dicho, como este de prevalerse de menores de edad para la ejecución de un delito nos parece gravísimo”.

Siendo éste un caso particular, por ser un homicidio calificado, algo que no sucede regularmente en Talca, ¿Cómo los deja este proceso visto desde la parte legal y social?
“Hechos como estos no debieran ocurrir. Creo que la sociedad debe reflexionar sobre estos hechos. En un mundo donde muchos de estos menores están privados socioculturalmente, bajo la influencia de las drogas, el alcohol, con cero control de su núcleo familiar, debe llamar a la reflexión y que esto no vuelva a suceder. Debe servir para que todos miremos hacia adentro y propiciemos una sociedad mejor. A uno no le gustaría ver este tipo de hechos. Las penas dentro de los fines que cumplen es precisamente eso: ser ejemplo para tratar de reducir en algo esto”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here