A propósito de la pérdida de la iglesia de San Francisco

publicado por

Avatar
4 de diciembre de 2019
174

La discusión acerca del patrimonio que permite realizarse a partir de la perdida de uno de los principales símbolos de Curicó –la iglesia de San Francisco– obliga a reflexionar en torno a las formas de construcción social de los significados a escala local. Más allá de toda la problemática que ha culminado con el incendio intencional de esta edificación neogótica, este suceso visibiliza una carencia en la administración del patrimonio urbano desde la institucionalidad. De hecho, se reitera el mismo patrón en la Escuela Balmaceda, también siniestrada intencionalmente (resultando sospechoso que ambos eventos ocurran dentro del estallido social, pero no debido a éste).

Sin embargo, aclaremos que la relevancia que plantean ambos monumentos, sólo son pertinentes en cuanto se articulan con las necesidades ciudadanas, o sea, su uso social. Puesto que el modo institucional de administrar los bienes culturales se basa sobre un discurso conservacionista, que resulta inoperante, pues se tiende sólo a su resguardo legal, sin enfocarse en el trasfondo social: el patrimonio como un “bien común”.

Si atendemos tal enfoque, propongo comprender Curicó desde una valorización del espacio público, ampliando de este modo las lecturas acerca de la ciudad en su conjunto. Al incorporar la noción de “patrimonio local” se permite, por una parte, poner en diálogo los monumentos con la vida de las personas. Espacios como la alameda Manso de Velasco, el cerro Condell (originalmente Buenavista), o incluso la Felicur (como espacio propio de la matriz campesina), poseen una valoración ciudadana real y conllevan un uso de la ciudad que identifica a los curicanos. También la Plaza de Armas, reconocida con la categoría de Zona Típica, posee un eminente valor por sus elementos conmemorativos, botánicos y estatuarios, siendo un potencial espacio educativo propicio para aportar a la identidad histórica de la ciudad. Todo lo anterior, a la vez, otorga un complemento para las actividades basadas en la cultura tradicional que despliega el municipio: fiesta de la chilenidad, fiesta de la vendimia y otras, que deben al mundo rural su reconocimiento.

No obstante, lo expuesto requiere de una gestión basada en las acciones de “puesta en valor” del recurso patrimonial, que junto a los aportes de la Política Nacional de Desarrollo Urbano, consideran al patrimonio como un elemento para la sostenibilidad urbana, propiciando de una identidad necesaria para la calidad de vida de las personas. Por lo tanto, estos criterios resultan obligatorios de incorporar en la actualización del Plan Regulador Comunal en curso, lo cual se condice con el Plan de Desarrollo Comunal vigente, en particular respecto del objetivo del lineamiento de Cultura, Patrimonio e Identidad: “fortalecer la identidad de Curicó a través del rescate, preservación y puesta en valor de su patrimonio cultural, material e inmaterial, así como de propiciar instancias de participación y para el desarrollo de la cultura y las artes en la comuna”.

Entre las iniciativas declaradas por el PLADECO, resulta pertinente revisar la creación de un museo para Curicó, pero articulado con el recurso patrimonial en su conjunto, pues sólo de este modo se constituye en un eje de activación cultural, que si considera la participación ciudadana, permite en definitiva una responsabilidad de resguardo compartida y, a la vez, de valoración de aquellos bienes que se reconocen como identitarios para la ciudad.

Ahora, ya que es incierto el futuro de las ruinas de la iglesia de San Francisco, la que junto a la plaza Luis Cruz Martínez son el enclave del origen de Curicó, este se constituye como un lugar privilegiado para el emplazamiento del museo, puesto que adquiere un rol preponderante este simbólico lugar colmado de historia. Se trata, en definitiva, de una invitación para repensar la ciudad en el contexto de un nuevo pacto social, activando desde el patrimonio local a la comunidad y dignificando su memoria y su territorio.

Jorge Valenzuela Cruz
Arquitecto investigador plataforma cultural Afluente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here