A prevenir incendios forestales

Todos recuerdan lo que ocurrió el año 2017 en el Maule. Nadie podría olvidar a los brigadistas de Conaf, bomberos, carabineros y civiles fallecidos.

publicado por

Avatar
6 de diciembre de 2019
44

Suman y siguen las informaciones poco alentadoras en cuanto a la actual temporada de incendios forestales. Desde que comenzó el calor y el viento, no han parado las emergencias de pastizales en las ciudades o zonas intermedias con la ruralidad, así como de incendios forestales, en especial, en la zona del secano costero.

Los datos de la Corporación Chilena de la Madera (Corma) así lo confirman, al revelar un incremento del 70% en estos siniestros, en comparación con la última temporada. Ello significa, en la práctica, que no sólo se registran más incendios, sino también un mayor número de hectáreas destruidas.

Al respecto, las empresas forestales no se han quedado atrás, en especial, en materia de equipamiento, capacitación, avances tecnológicos y materiales, para enfrentar la temporada de incendios forestales. Dichas compañías cuentan con un monitoreo 24/7 en cuanto a temperaturas y condiciones de mayor riesgo.

No son los únicos, por supuesto, ya que la Corporación Nacional Forestal (Conaf) dispone también de centrales de monitoreo y operaciones, altamente tecnológicas y equipadas. Y para su trabajo en terreno, se cuenta con brigadistas capacitados, helicópteros, avionetas, soporte rodante y maquinaria especializada.

Pero toda la inversión -tanto pública como privada- sirve de muy poco si no va acompañada de campañas de difusión y, especialmente, de consejos preventivos para la comunidad, en particular, para quienes viven en áreas de mayor peligro, ya sea en las ciudades o zonas intermedias que están rodeadas de bosques y pastizales.
En este sentido, adquiere particular relevancia la labor de limpieza de pastos secos que pueden realizar las municipalidades, pero muy especialmente, las propias personas. La idea es que, si se evita la proliferación de combustible seco, ello impedirá que un incendio se acerque a las casas y propiedades.

Estos verdaderos cortafuegos son esenciales al momento en que ocurren las emergencias, cuando ya es tarde para actuar. A ello se agrega que debe existir un comportamiento a la defensiva en cualquier zona de peligro, esto es, respecto a faenas forestales y uso de maquinaria eléctrica, ya que se puede causar una verdadera tragedia.

Todos recuerdan lo que ocurrió el año 2017 en el Maule. Nadie podría olvidar a los brigadistas de Conaf, bomberos, carabineros y civiles fallecidos, víctimas del descuido o la despreocupación de alguien que no tuvo cuidado, ya sea para operar una máquina o al arrojar una colilla de cigarro a la orilla del camino.
Por este motivo, la opinión pública no puede menos que observar con preocupación lo que está ocurriendo en materia de incendios forestales y, en particular, llamar a la consciencia a la ciudadanía. Son las personas quienes tienen en sus manos prevenir y evitar que estos siniestros destruyan la naturaleza y el medio ambiente.

Como país ya es tiempo que adoptemos acciones concretas en nuestro entorno y entre nuestras familias, enseñando a las nuevas generaciones el valor infinito e incalculable de los bosques. Desde esa posición, la ciudadanía puede darle un giro y colaborar también para mitigar los efectos negativos del cambio climático.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here