386 universitarios han suspendido o renunciado a sus estudios

La cifra la arrojó el proceso aplicado en la UCM y es superior a otros años, lo cual se interpreta como producto del “estallido social” y la pandemia.

La UCM cerró el proceso de suspensión o renuncia con 386 estudiantes con dicho estatus.

El denominado “estallido social” y la pandemia han tenido repercusión importante en la educación superior. Primero, por las interrupciones de las clases presenciales y cambios en la metodología de enseñanza; luego, por la caída de la matrícula de los nuevos ingresos y el aumento de alumnos que han aplicado procesos para suspender o abandonar sus estudios.

De momento, la Universidad Católica del Maule (UCM) es la única de que las casas de estudio en la región que ya concluyó este proceso administrativo, a través del cual los alumnos definen la continuidad o no en sus carreras. En esta etapa, 386 estudiantes quedaron en calidad de suspensión o renuncia.

Conforme a los dispuesto en el Reglamento del Estudiante de la mencionada institución, la suspensión es la autorización que otorga la universidad para que un estudiante interrumpa temporalmente sus estudios. La renuncia, en cambio, es cuando el alumno expone su intención de no continuar cursando el programa en el que estaba inscrito.

APOYO INSTITUCIONAL
Para la UCM, la cifra representa un aumento en comparación con periodos pasados y lo atribuyen a las dos últimas contingencias que ha vivido el país.
«Este aumento se podría explicar, en parte, por el estallido social de nuestro país de octubre del 2019, como también por la situación actual de pandemia que se vive en todo el mundo (…). Como institución hemos tomado las medidas articuladas fundamentalmente desde la Dirección de Escuela, Dirección General Estudiantil, Dirección de Docencia y Dirección de Servicios Financieros Estudiantiles. Las acciones son diversas y dicen relación con los aspectos económicos, académicos y administrativos», explicó Mary Carmen Jarur, vicerrectora académica de la UCM.

En el caso de la Universidad de Talca, todavía no existe registro de estudiantes que han paralizado sus estudios temporalmente o abandonado definitivamente, debido a que el proceso termina el próximo 25 de mayo.
En la Universidad Autónoma -donde tampoco se ha cerrado la etapa de cambio de estatus de los alumnos- proyectan un mínimo aumento en comparación con años anteriores que no sobrepasaría el 5%, tal como lo indicó el vicerrector de la sede Talca, Juan Tosso.

PAUSA INSTITUCIONAL
Por causa de la pandemia, las instituciones universitarias de todo el país han adoptado -desde marzo pasado- diferentes plataformas virtuales para avanzar en el proceso educativo, así como de teletrabajo para los docentes y personal administrativo.

A partir de este nuevo contexto, algunas universidades del país han decidido establecer una pausa momentánea en la actividades académicas y administrativas, especialmente, en la Región Metropolitana.

La Pontificia Universidad Católica, por ejemplo, anunció que entre el 25 y 30 de mayo comenzará un receso relacionado “con la necesidad de contribuir al bienestar integral de cada persona de la comunidad”, según lo explica el comunicado.
Esta pausa implica un ajuste del calendario académico del semestre, por lo cual las clases terminarán el 3 de julio y el periodo de evaluaciones se extenderá entre el 6 y el 17 de julio.

En el Maule, la UCM también aplicará un receso institucional y académico entre el lunes 08 y el sábado 13 de junio. Al culminar esa semana de receso, se retomarán las actividades académicas y administrativas en todas las sedes “en la modalidad que las circunstancias lo ameriten”, informaron dese la universidad.
La Universidad de Talca todavía no contemplan fijar una pausa, debido a que el semestre comenzó en abril, de modo que esta opción será evaluada más adelante, según las circunstancias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here